Archivo de la etiqueta: dinero

¿Quieres ser ric@?

¿Qué es ser ric@?

¿Quién es ric@?

Con el final de las fiestas navideñas reaparece la temida expresión “cuesta de enero” seguida muchas veces del “Ay! Ojalá fuera ric@”

He buscado la definición de ric@ en internet:

1 -adjetivo/nombre masculino y femenino   [persona] Que tiene mucho dinero o muchos bienes.

2- adjetivo [país] Que tiene muchos recursos y un buen nivel económico, en oposición a los países pobres

Si nos guiamos por la cantidad de dinero que poseen, muchos narcotraficantes son ricos, si nos guiamos por el ranking, comparados con Bill Gates, somos tod@s pobres…

Aún así la idea que la gente tiene en mente sobre el significado de ser ric@ es ganar mucho dinero y si puede ser… con la lotería.

Lo que pasa es que las estadísticas dicen que hay gente que tras ganar la lotería al tiempo deja de ser ric@ para convertirse en insolvente.

Una de las cosas que he aprendido últimamente es que primero hay que organizarse y aprender a ahorrar antes de ganar más dinero, no vaya a ser que ganemos mucho y por falta de estas aptitudes tal como se gana se gasta, creando nuevos hábitos innecesarios que nos pueden llevar al desastre.

Y otra es que tras varios estudios, se ha demostrado que la mayoría de la gente piensa que la verdadera riqueza no es la que se contabiliza en monedas o billetes.

Es cierto que el dinero influye en la felicidad si las personas no tienen cubiertas sus necesidades básicas.

Con la edad solemos aprender a aceptar nuestras fortalezas y debilidades, eso nos ayuda a liberarnos de una parte de frustración y ambición, y damos más importancia a las relaciones con los demás, uno de los elementos clave para la felicidad.

“Una de las creencias más arraigadas del viejo mundo que colea es que la abundancia es tener más que nadie, un lema radical que implica que el dinero tiene derecho a marcar las reglas de nuestra convivencia. Tendremos que aceptar, a la luz de lo que estamos aprendiendo acerca del bienestar físico y emocional de las personas, que el dinero por encima de un umbral medio ocupa un lugar modesto en nuestra felicidad y que su consecución no puede estar reñida con la consolidación de entornos educativos, afectivos y laborales que alimenten las necesidades humanas básicas de afecto, seguridad, creatividad y bienestar”. – Elsa Punset- “Una mochila para el universo”

Por otro lado, cuando estamos intensamente enamorad@s se activan las mismas áreas del cerebro que se activan cuando ganamos mucho dinero. Una alternativa muy creativa, ¿no te parece? 😉

Un abrazo,

Pedir un deseo

El deseo de tener

¿Alguna vez has tirado una moneda al agua pidiendo un deseo? Y lo que es más importante,…¿se ha cumplido?

La idea de lanzar una moneda al agua, un pozo, una fuente… nació de la petición a los dioses de algo mejor… Con la idea de que los dioses NO iban a regalar algo a cambio de nada, empezaron a dejar ofrendas a la orilla de los lagos a cambio de que el deseo fuera concedido: flores y alimentos… y posteriormente, dinero.

En la Fontana de Trevi siempre hay gente lanzando monedas al agua y haciéndose fotos. La leyenda, surgió con la película “Tres monedas en la fuente” de 1954, y dice lo siguiente:

-Si arrojas una moneda: volverás a Roma.

-Si arrojas dos monedas: encontrarás el amor con una atractiva italiana (o italiano).

-Si arrojas tres monedas: te casarás con la persona que conociste.

Cada año se extraen aproximadamente ¡¡¡un millón de euros de la fuente!!.  Afortunadamente, desde el año 2007 este dinero se utiliza con fines benéficos.

La pretensión de que un deseo se cumpla sin esfuerzo es algo tan humano, que nos hace recurrir a los dioses, duendes, hadas… y demás fuerzas de la Naturaleza, para que los hagan realidad en nuestro favor…

femina_soplar_deseo

La mayoría de las personas a las que pregunto, me cuentan que sus deseos están relacionados con tener mayor riqueza, o sea,… que les toque la lotería.

Encontré este texto de una abuela a su niet@ :

“No quieras ser ric@, enfócate en ser feliz. Cuando un@ se vuelve viej@ se da cuenta del valor de las cosas, el precio no importa. Al final, te darás cuenta de que los mejores días de tu vida son aquellos en los que no necesitas nada en especial para que puedas sonreír. La verdadera felicidad está en poder apreciar los momentossentir la gratitud, no en buscar cosas materiales”.

Creo que al envejecer, y ser más sabi@s, lentamente nos damos cuenta de que:

*Un reloj de 300 euros marca la misma hora que un reloj de 30.

*La soledad en una casa de 30 metros cuadrados o de 300 es la misma; porque la felicidad interna no viene de las cosas materiales del mundo.

*Los seis mejores doctores en el mundo:

Luz del Sol, descanso, ejercicio, dieta, confianza en un@ mism@ y… amig@s.

 

Pide un deseo… 😉

fémina_firma

¿Cuantas cosas necesito para ser feliz?

Las cosas que necesito son las cosas que tengo.

“Haz que el barco de tu vida sea ligero, cargado sólo con lo que necesitas: una casa familiar, placeres sencillos, uno o dos amigos que merezcan tal nombre, alguien a quien querer y que te quiera, un gato, un perro y una pipa o dos, suficiente comida y el abrigo necesario, y un poco más de la bebida que precisas, porque la sed es una cosa peligrosa”                         -Jerome Klapka-

Tal y como dice Elsa Punset en el prólogo del libro “Una mochila para el Universo”: he movido cajas de recuerdos, fotos, cosas que ocupaban espacio, y he decidido regalarlas o tirarlas. He hecho limpieza a fondo del pasado, sin sentir nostalgia.. ¿Qué ha cambiado? Pues…he cambiado yo; porque tener las cosas y fotografías en cajas guardadas, es como hacer un tributo al pasado, como un pequeño cementerio en casa.

 

“Quien no es feliz con poco, no lo será con mucho”. –Lao Tse-

He visto una película/documental finlandés muy interesante: “My Stuff” (Lo imprescindible para vivir).

Sinopsis:

Petri tiene 26 años y se siente completamente perdido. Abandonado por su novia, acorralado por una enorme hipoteca y con una tarjeta de crédito al límite, Petri siente que su vida está vacía mientras su piso está lleno de cosas.

Hay algo que echa de menos, así que decide averiguar qué es lo que realmente le falta embarcándose en un experimento con tres reglas: durante un año todas sus pertinencias materiales estarán en un almacén, sólo podrá recuperar una cada día y se prohíbe comprar nada de nuevo.

Pero este no es el tema principal. El tema de Petri, y de todos nosotros, es que deberíamos saber priorizar lo importante de la vida: las relaciones humanas.

En mi caso, hace años me uní al lema de: “Mejor cuanto más grande”, y “Más es mejor”. Una casa grande, dos coches, muchas comodidades y “juguetes” típicos de ese estilo de vida.

Sigue leyendo ¿Cuantas cosas necesito para ser feliz?