¿Quién tiene la culpa?

La culpa la tiene…

Puede que sea un mal momento en tu vida, y  quizás piensas que estás rodead@ de muchas dificultades y de que la culpa de tu estado mental negativo la tiene la situación política o las personas de tu entorno, o la economía…

¿Son estos tus pensamientos?.

“Ciertas personas viven peleadas con alguien, peleadas con ellas mismas, peleadas con la vida. Así empiezan a montar una especie de pieza teatral en su cabeza, y escriben el guión según sus frustraciones. Y lo peor es que no pueden representar esa pieza de teatro solas. Entonces comienzan a convocar a otros actores. Estas personas quieren vengarse de algo, y nos escogen.

…si hubiésemos aceptado su prohibición, ahora nos sentiríamos arrepentidos y derrotados. Habríamos pasado a formar parte de su vida mezquina y de sus frustraciones. La agresión de ese señor era visible, y resultó fácil evitar entrar en su juego. Hay otras personas que nos “convocan” cuando comienzan a comportarse como víctimas, quejándose de las injusticias de la vida, pidiendo que los demás estén de acuerdo, den consejos, participen…

Cuidado. Cuando se entra en ese juego, siempre se sale perdiendo.” Paulo Coelho (A orillas del Río Piedra me senté y lloré).

¿Reconoces esto?

¿Cómo concentrarte en tu fuerza si tus pensamientos (responsables de tu intención) se centran en lo ocurrido antes y en por qué te culpas?

“Soñar es muy cómodo, siempre que no nos veamos obligad@s a hacer aquello que planeamos. Así no corremos riesgos, ni sufrimos frustraciones, momentos difíciles, y cuando seamos viej@s, siempre podremos culpar a los demás, a nuestros padres preferentemente, o a nuestros maridos/esposas, o a nuestr@s hij@s por no haber realizado aquello que deseábamos.”- Paulo Coelho- Once minutos

Aprender a asumir la responsabilidad de las circunstancias de nuestra vida sin ningún tipo de culpabilidad. NO son como son por una deuda kármica ni porque estemos recibiendo un castigo.

Hay que considerar que si funcionamos mal en el mundo de las relaciones, esto a su vez conlleva a una relación equivocada con nosotr@s mism@s.

Un ejemplo: cuando piensas que alguien está contra ti y te culpa por algo, entonces cambia tu perspectiva. En todo “enemig@” existe cierta guerra consigo mism@. Lo que pasa es que te tú te interpones.

Tú mism@ luchas todo el tiempo contra tu enemigo interior, creyendo que es algo que está fuera de ti, confundiéndolo con tu pareja, tu hij@, tu jefe…

Un primer cambio sería poner límites a la ira y el segundo superar las contradicciones internas, tanto las tuyas como las de la otra persona.

Entonces…¿quién tiene la culpa?

Quizá sea una de esas afirmaciones limitantes instauradas en el cerebro que te impiden crecer, y no te dejan dormir tranquil@ y en paz por la noche.

Date el permiso,…libérate y deja de buscar culpables. 😉

Un abrazo.

2 comentarios en “¿Quién tiene la culpa?

  1. Buenas tardes Angeles.
    Este tema sabes que lo llevo trabajando con tigo en las sesiones de reiki. Aunque me has dado herramientas para poder trabajarlo, aún caigo de vez en cuando, sin ir más lejos este martes o sea ayer. Acabo con una frase de (nuestro amigo Paulo Coelho) “Que podamos ver en cada grano de arena del desierto la manifestación del milagro de la diferencia, lo que nos alentar para aceptarnos tal como somos. Porque, del mismo modo que no hay dos granos de arena iguales en todo el mundo, tampoco hay dos seres humanos que piensen y actúen de la misma manera”. Un abrazo 🙏🏻

    View Comment
  2. Hola Ángeles
    Como siempre tú reflexión muy acertada. Para mi hace tiempo que pienso que no podemos caerle bien a todo el mundo, para mí hay personas que no sé sabe por qué te caen mal mutuamente. Yo a lo largo de mi vida he pasado muchas cosas de estas me echaba la culpa a mi, pero ya no me afecta por qué sólo tengo personas que me aportan paz y tranquilidad. Las demás que son oscuras no me interesan nada su amistad y de las personas sólo quiero amor infinito. Porque él amor es lo que no sé puede conprar si es verdadero.😀🙏

    View Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *