Archivo de la etiqueta: reflexiones

¿La vida es corta?

¿Te parece que los años pasan y no te das cuenta?

Tras leer a Paul Graham, me ha hecho pensar sobre el significado de esta frase.

Me hace reflexionar y a la vez me anima y empuja para hacer aquello que realmente deseo hacer, disfrutar de mi momento presente, saborear al máximo las experiencias…

Cierto que también puede ser que hay personas que la digan con tono molesto, o con sentido de pérdida…Quizá deberían reflexionar sobre cómo “gastan” ese tiempo…
Hay un tiempo para invertir en nuestro trabajo, un medio para ganar dinero necesario en la sociedad actual. El objetivo es buscar las formas menos estresantes para cumplir con esta obligación.

En ocasiones “quemamos” tiempo en trabajar para ganar un dinero que gastamos en cosas que luego no nos reportan la satisfacción que esperábamos.

El dinero va y viene. El tiempo no.

¿Y ese tiempo que consumimos y la energía que gastamos en defendernos de los “ataques” de ciertas personas ya sea por la forma de pensar, de vestir, de comer, de…? es igual, miles de formas de discusión inútiles. Ahora considero que mejor no defenderse y no gastar tiempo en esas tonterías.

Sigue leyendo ¿La vida es corta?

Te envidio mucho

Envidia, ni tenerla ni temerla.

La envidia es un sentimiento que surge cuando pensamos que otra persona tiene algo que sentimos que merecemos tener. Podemos sentir esa envidia o ser objeto de ella.

Alegrarse por la desgracia ajena, tiene mucho que ver con la envidia.

“Pocas personas son lógicas. Casi todos tenemos prejuicios e ideas preconcebidas. Casi todos nos hallamos cegados por esas ideas, por los celos, sospechas, temores, envidia y orgullo. Y en su mayoría las personas no quieren cambiar de idea acerca de su religión, o su corte de cabello, o el comunismo, o su actor de cine favorito”.

¿Qué te parece esta deliberación de Dale Carnegie?.

Hay personas que al lograr desarrollar su potencial personal o profesional, provocan en su entorno desconfianza y sentimiento de inferioridad, ello puede despertar envidia y celos.

En muchas ocasiones la envidia de los demás puede hacer que te acusen o señalen con el dedo o haya comentarios maliciosos sobre ti tanto personalmente como por redes sociales y mediante los cotilleos.

No tener en cuenta esos comentarios y seguir con tu vida cotidiana es la mejor forma de acallar esas voces que acaban aceptando que no te afectan.

“La envidia es mil veces más terrible que el hambre, porque es hambre espiritual.”

-Miguel de Unamuno-

Cuanto menos autoestima tienes, más posibilidades hay de que sientas alegría en vez de compasión cuando algo les va mal a los demás (tienes la la sensación de que no sólo tu has “fracasado”). Pero considerar débiles a los demás, alimenta y atrae más de tu propia debilidad.

Criticarlos constantemente puede ser una forma de compensar la falta de amor propio. Piénsalo bien: la envidia paraliza y envenena.

Dice Elsa Punset que la competencia “sana” es desear lo que tiene otra persona y esto sin llevar al extremo es una forma de no quedarse atrás. Pero el problema es cuando sientes mucha envidia, entonces se activan nodos de dolor físico en tu cerebro. ¿Interesante verdad?

Un abrazo.

¿Quién va a pagar en la primera cita?

La primera cita y sus controversias, ¿han cambiado realmente las costumbres?

La verdad es que no tengo una opinión muy formada sobre el tema.

Si bien es cierto que es una actitud tradicional y conservadora, entiendo que esta premisa viene de los tiempos en que la mujer no trabajaba y por lo tanto no disponía de dinero para ello. Y el hecho de que el hombre se ofreciera para pagar en el primer encuentro era considera un gesto de buena educación y estilo.

Quizás ya no es así, quizás ya no está tan socialmente aceptado y asumido como antes, pero pienso que sigue siendo “lo habitual”.

Recuerdo que una vez una amiga me dijo que, si en una primera cita el chico no la invitaba ya no le interesaba . Y otra me explicó que en ocasiones se retiraba al baño en el momento en que el camarero llegaba con la cuenta.

El machismo tiene muchas aristas y posiblemente ésta sea una de ellas: la idea de que la mujer debe esperar a ser “invitada”.

He visto un video muy interesante en YouTube donde Matthew Hussey defendía la postura de “mi tiempo, es tan valioso como el de ella, así que como mínimo ella debe ofrecerse a pagar también”. Me gusta la parte donde dice que trataría a su pareja como si fuese su mejor amig@, ya que nunca le diría “vamos a cenar juntos y paga tú siempre”.

Dejo aquí el enlace por si no lo has visto:

Soy optimista, y creo que las nuevas generaciones lo ven de forma diferente (he hecho alguna pregunta a mi hija que lo confirma), y que como mínimo se pueden plantear la idea de pagar a medias en una primera cita, y en las posteriores poder invitar por el simple placer de hacerlo, sin la presión de que eso es lo que “se ha de hacer”.

Y a ti…¿qué te parece? 😉

Un abrazo.

Tiempo para la amistad

Reserva un tiempo para la amistad.

En verano es cuando más tiempo libre solemos tener, para disfrutar de terrazas, playas, paseos, excursiones…

Incluso visitar esas amistades que durante el año no hemos podido, por el ajetreo y las obligaciones del día a día.

El tiempo con amistades se vuelve importante para nosotr@s cuando estamos cerca de esa persona sólo por disfrutar de su compañía, sin pedir nada a cambio.

Podemos tener varios tipos de amistad. Algunas son de risas, otras de aficiones, otras de la escuela, otras de ocio, aquellas que son pura química…

Pero lo importante es la calidad del tiempo que vivimos con ell@s.

El tiempo perdido con amig@s no existe. Es tiempo vivido y sentido. Recuerdos.

Cuando “hacemos ejercicio” estamos haciendo algo bueno para nuestro cuerpo, y cuando hablamos con nuestr@s amig@s también estamos ejercitando nuestro bienestar.

De hecho, según estudios el no crear y mantener relaciones personales de calidad con otras personas puede ser tan nocivo para nuestra salud física como fumar.

En muchas ocasiones hay una dificultad al comunicarnos, porque es fácil confundir la necesidad de reconocimiento con la de que nos den la razón. Con las amistades “de verdad” no ocurre eso, estamos en nuestra esencia, nos dejamos ir, sin representaciones, sin máscara, tal cual somos.

Me doy cuenta de que a medida que tengo más edad y discernimiento, cierro más el círculo de personas con las que me paro a charlar o a tomar un café, ahora ya no aprecio tanto la cantidad sino la calidad de las personas, ya que ahora valoro mucho más mi tiempo.

Así que, cada vez que nos sentamos a conversar con nuest@s amig@s, nos podemos felicitar por ayudar a favorecer la salud de nuestro organismo.

¡Vivan los “cafecitos” con l@s amig@s!!! 🙂

Un abrazo.

Los sueños y su realidad

Los sueños son la sombra de la realidad.

Tod@s soñamos, aunque en muchas ocasiones no lo recordemos. Lo que pasa en nuestra vida diaria se refleja en el mundo de los sueños. Y muchas respuestas las podríamos encontrar en ese mundo.

“La tribu utiliza a los evocadores de los sueños para pedirles consejo en cualquier situación. Creen que pueden hallar la respuesta en un sueño si necesitan ayuda para comprender un relación, una cuestión de salud o el propósito de una experiencia determinada. Ellos tienen conciencia de los sueños estando despiertos. Sin usar drogas para controlar la mente, utilizando tan sólo técnicas de respiración y concentración, son capaces de actuar conscientemente en el mundo de los sueños.

Girar sobre uno mismo da un gran resultado. Plantas con firmeza la pregunta en tu mente y la formulas una y otra vez mientras das vueltas. El giro más efectivo, según su explicación, es un ejercicio que aumenta los vórtices de energía en siete puntos clave del cuerpo y consiste en girar siempre hacia la derecha con los brazos extendidos a los lados.”

Marlo Morgan “Las voces del desierto”

Casi todo el mundo vive en sus sueños, pero no los convierten en realidad.

He leído que mi realidad es el resultado de mis limitaciones, así que me pregunto ¿estoy dispuesta a rebasarlas y soñar?

Sigue leyendo Los sueños y su realidad

El viaje de la vida: envejecer

¿Te asusta envejecer?

Es algo a lo que muchas personas temen. Para mí saber envejecer con dignidad es uno de los mayores logros personales que una persona puede adquirir. Las arrugas esconden años de experiencias, secretos ocultos, momentos, carcajadas, dolores. Forman parte de mi vida, de quien soy ahora. De la persona en quien me he convertido.

Dice Eduardo Punset

“Steven Piker me enseñó que cualquier tiempo anterior fue peor. A lo largo de nuestras vidas, nuestra biología se transforma y tenemos que adaptarnos a lo que nos marca el cuerpo. Nos pide cambiar, pero a muchos nos cuesta horrores hacerlo.

Cuando nacemos somos puro instinto y emoción, pasamos por una convulsa adolescencia donde intuición, razón e impulsos hormonales entran en conflicto a diario. Superada esta montaña rusa emocional, intentamos encontrar nuestro lugar en el mundo. En la mediana edad (entre 40 y 60), los humanos estamos en uno de nuestros mejores momentos en cuanto a salud, inteligencia y relaciones, tal y como supo revelarme David Banbridge. Y en la vejez, nos liberamos de ataduras laborales y de levantar a los hijos.”

añorar el pasado

Brian Weiss hace una reflexión sobre la muerte:

“¡Qué poderoso es el miedo a la muerte! Llegamos a grandes extremos para evitarlo: crisis de madurez, aventuras amorosas con personas más jóvenes, cirugías estéticas, obsesiones con la gimnasia, acumulación de bienes materiales, procreación de hijos que lleven nuestro nombre, esforzados intentos de ser cada vez más juveniles, etc.

Nos preocupa horriblemente nuestra propia muerte; tanto que, a veces, olvidamos el verdadero propósito de la vida.”

Y es que es curioso que casi siempre pensamos que todo podría haber sido mejor, no peor.

Y ya lo dice Gabriele Romagnoli: “Hay que vivir más ligero de equipaje” y no sólo de cosas materiales. Llevamos el peso en la espalda de los pensamientos tipo “mi vida podría haber sido diferente si me hubiera casado con aquella otra persona o hubiera escogido ese otro trabajo…”.

Renunciar a las certezas, ya que todo cambia, incluso nuestros sentimientos. Saber con certeza es no saber. La duda nos ayuda a crecer.

De joven estás muy influenciado por la sociedad, quieres tener (carisma, trabajo, coche…); con los años, si reflexionas, eres más libre. Es importante saber escoger, pero también saber apartar. Y a veces perder es encontrar.

Para que el viaje de la vida sea lo más satisfactorio posible, mira estas claves que Ralph Waldo Emerson definió:

– Reír a menudo y mucho

– Ganar el respeto de gente inteligente y el cariño de los niños

– Conseguir el aprecio de críticos honestos y aguantar la traición de falsos amigos

– Apreciar la belleza

– Encontrar lo mejor en los demás

– Dejar el mundo un poco mejor, sea con un niño saludable, una huerta o una condición social redimida

– Saber que por lo menos una vida ha respirado mejor porque tú has vivido.

Eso es tener éxito.

No luchar en aparentar una edad que no es la nuestra, ¿qué alternativa nos queda? mejor mirarse al espejo y vivir al compás del momento vital en que te encuentras. Aquí y ahora.

Y a ti…¿te asusta envejecer?

Un abrazo

mi-firma

Vivir aquí y ahora…todo un placer

Vivir es un placer, ¿no te parece?

En su libro El juego de la vida, Chérie Carter-Scott, lo define así:

“El placer es la manifestación física de la alegría. Tu cuerpo te ofrece el deleite a través de los cinco sentidos: una magnífica puesta de sol, saborear nuestra comida preferida, escuchar una melodía sublime o la suave caricia en nuestra piel.”

Es muy importante la forma de empezar el  día. Despertarte con la sensación de gratitud en el corazón por el nuevo día, por sentir tu vitalidad, con alegría y en armonía con el ritmo de la vida en su  totalidad.

Sin duda el significado de la vida es diferente para cada persona. Descubrir mi propósito en la misma es uno de mis mayores desafíos diarios, así no siento que la vida es algo que me sucede y no me siento víctima del destino o de las circunstancias.

Por supuesto, a veces me olvido de la importancia de disfrutar de cosas cuando me dejo llevar por las obligaciones y exigencias del día a día, y es que ya lo dice bien ese proverbio “Demasiado trabajo y poco juego te vuelven aburrid@”. Porque mi hija no sabe de proverbios y me lo hace entender. 😉

Casi todo el  tiempo vamos con tanta prisa que nos perdemos y nos quedamos sin absorber  toda esa belleza que nos rodea… ¿Cuántas veces al día, mientras vamos de aquí para allá, nos paramos a observar la abundancia de la naturaleza y la belleza que nos rodea para dar gracias?

femina_abismo_hadas
Conciencia de vivir en el presente

Hay formas diarias y sencillas para ayudarte a ser más consciente del placer de vivir. Por ejemplo ampliar tu nivel de energía con fotografías; aquellas tomadas en momentos de felicidad, de amor, de alegría. También fotografías de la naturaleza que te inspiren. Ponlas en tu casa, lugar de trabajo, coche, etc.

Elsa Punset, en su libro Una mochila para el Universo dice. “Vivir en el presente significa hacer un esfuerzo de valentía, para no aferrarse a un montón de vivencias y realidades tristes o caducas. Cuando abandonamos lo conocido, las pequeñas costumbres, los pensamientos de siempre, de entrada sentimos mucha soledad”.

Y es que no es lo que somos ni lo que tenemos.

No es donde estamos ni lo que hacemos.

Nada de esto nos hace felices o desgraciados. Es lo que pensamos sobre todo ello lo que marca la diferencia.

¿No te gustaría tener una frase mágica que sirviera para evitar las discusiones, para eliminar malos sentimientos, crear buena voluntad y hacer que las personas se sientan felices con la idea de vivir?

O…tener un interruptor y conectarnos con la alegría de vivir,… sencillamente. 🙂

¡Que tengas muy buen día!

femina_firma_blog

Tiempo…¿cómo lo valoramos?

El tiempo de Mario Andrade…

Esta semana me gustaría compartir un texto muy especial que encontré.

Ya hace tiempo que mi propósito es fluir con personas que buscan soluciones antes que aferrarse a la queja. Quien me conoce, sabe que soy una persona práctica y que no me gusta perder el tiempo en filosofar sin sentido.

Mi tiempo es valioso y no quiero perderlo con personas que no me hacen bien.

Aunque no siento que mi vida esté acabando, sí siento que soy más madura y que debo aprovecharla de forma optimista y dentro del amor.

Deseo que te inspire tanto como a mí.

Un abrazo

mi-firma

Ya no tengo tiempo….

femina-Andrade “Conté mis años y descubrí, que tengo menos tiempo para vivir de aquí en adelante, que el que viví hasta ahora…

Me siento como aquel niño que ganó un paquete de dulces: los primeros los comió con agrado, pero, cuando percibió que quedaban pocos, comenzó a saborearlos profundamente.

Ya no tengo tiempo para reuniones interminables, donde se discuten estatutos, normas, procedimientos y reglamentos internos, sabiendo que no se va a lograr nada.

Ya no tengo tiempo para soportar a personas absurdas que, a pesar de su edad cronológica, no han crecido.

Ya no tengo tiempo para lidiar con mediocridades.

No quiero estar en reuniones donde desfilan egos inflados.

No tolero a manipuladores y oportunistas.

Me molestan los envidiosos, que tratan de desacreditar a los más capaces, para apropiarse de sus lugares, talentos y logros.

Las personas no discuten contenidos, apenas los títulos.

Mi tiempo es escaso como para discutir títulos.

Quiero la esencia, mi alma tiene prisa…

Sin muchos dulces en el paquete…

Quiero vivir al lado de gente humana, muy humana.

Que sepa reír, de sus errores.

Que no se envanezca, con sus triunfos.

Que no se considere electa, antes de hora.

Que no huya, de sus responsabilidades.

Que defienda, la dignidad humana.

Y que desee tan sólo andar del lado de la verdad y la honradez.

Lo esencial es lo que hace que la vida valga la pena.

Quiero rodearme de gente, que sepa tocar el corazón de las personas…

Gente a quien los golpes duros de la vida, le enseñó a crecer con toques suaves en el alma.

Sí… tengo prisa… por vivir con la intensidad que sólo la madurez puede dar.

Pretendo no desperdiciar parte alguna de los dulces que me quedan…

Estoy seguro que serán más exquisitos que los que hasta ahora he comido.

Mi meta es llegar al final satisfecho y en paz con mis seres queridos y con mi conciencia.

Espero que la tuya sea la misma, porque de cualquier manera …llegarás.”

 

Mario de Andrade

Poeta, novelista, ensayista y musicólogo brasileño.