Archivo de la etiqueta: empoderamiento

Cuestión de valor personal

¿Sientes tu valor, te valoran?

Me incluyo dentro del grupo de personas que tiene como objetivo superar la tendencia a infravalorarse.

Esto es algo que, sin duda, me ha frenado en el desarrollo de mis cualidades, impidiéndome ser como realmente soy y poder compartir ese potencial con mi entorno.

No es algo que se haga de forma consciente, sobretodo en la actualidad donde tenemos o “deberíamos” tener muy clara la importancia de valorarnos, ya que leemos, escuchamos, hacemos cursos sobre ello…

Incluso teniendo personas que como maestr@s nos indican esta importancia, en nuestro interior algo impide que podamos reconocer este valor y manifestarlo.

No estoy hablando en exclusiva del valor monetario. No del precio que tiene mi tiempo o mis ideas.

Ya que tal y como explica Elsa Punset: “Una de las creencias más arraigadas, es que la abundancia es tener más que nadie, un lema radical que implica que el dinero tiene derecho a marcar las reglas de nuestra convivencia. Tendremos que aceptar, a la luz de lo que estamos aprendiendo acerca del bienestar físico y emocional de las personas, que el dinero por encima de un umbral medio ocupa un lugar modesto en nuestra felicidad y que su consecución no puede estar reñida con la consolidación de entornos educativos, afectivos y laborales que alimenten las necesidades humanas básicas de afecto, seguridad, creatividad y bienestar”.

Es que al infravalorarse las personas de mi entorno, también lo hacen conmigo.

Supongo que el principio de esto es el temor. Miedo a fracasar y tener que reconocer que no somos capaces. Y dejamos de insistir y de combatir este miedo para alcanzar nuestro objetivo.

Sin duda, si hay que por algo, es mejor destinar esa energía a luchar por algo tangible para un@ mism@, como la libertad de realizar algo importante para ti.

No te compares con los demás. No dejes que pequeños contratiempos te detengan.

Haz una declaración, una promesa que te haces a ti misma: “Declaro que no volveré a infravalorarme en esta situación.”

Porque la realidad es que nada ni nadie te puede quitar valor a menos que tú le otorgues ese poder.

Un abrazo

¿Qué refleja tu espejo?

Lo que ves en tu espejo

Las niñas utilizan el espejo muy a menudo…de pequeñas nos maravilla, es algo mágico, nos miramos sin malicia, libres…de adolescentes lo observamos y evaluamos de acuerdo a una imagen idealizada en nuestra mente de cómo tendríamos que vernos, pasamos de admirar nuestras pestañas, nuestra melena, o la curva del cuello y al minuto siguiente nos desanimamos y frustramos sin más.

Y la sensación de que ha sido como una amiga que ha estado en todos nuestros momentos, en los de duda, en los de “disfrazarnos” según nuestra cantante favorita, las coreografías, las confesiones, las charlas.

Hay momentos en el que al mirarnos da la sensación de que miramos el mapa de un país desconocido…buscamos espinillas, inspeccionamos las patas de gallo, esta sombra que veo sobre el labio…¡¡depilación!! jajaja

En otras ocasiones utilizamos a los demás como “espejos”: padres, amistades, profesor@s, jef@s,…nos vemos reflejadas según su visión sobre nosotras mismas, aquí es donde hemos de preguntarnos si encontramos buenos espejos para reafirmarnos.

¿Nos miramos fuera de nosotras para validarnos y medir nuestra autoestima sólo a través de los ojos de los demás?.

Es bueno guiarnos por un buen espejo. El hecho de depender de la forma en que los otros nos ven se convierte en un problema. Aprender a valorarnos es el mejor remedio contra los reflejos negativos de los demás.

¿Qué ocurriría si NO existiesen los espejos? En alguna ocasión me he levantado alegre, contenta, feliz, a gusto conmigo misma. Me he vestido según la ropa que me ha apetecido, cómoda y ligera. Si sales a la calle y te miras en los escaparates, si te hacen alguna foto con el móvil, si te miras a través de otras personas…¿qué ocurre? Pues te aseguro que mi percepción ha cambiado muchas veces. ¡¡Es de locos!! Soy la misma que hace un rato y aún así me siento diferente, y muchas veces…peor.

Este texto de Marlo Morgan en su libro “Las voces del desierto” lo define muy bien…

“El hecho de no tener un espejo en todo ese tiempo pareció causar un impacto en mi conciencia. Era como caminar dentro de una cápsula con agujeros para ver. Yo siempre estaba mirando hacia fuera, a los demás, observando que relación tenían con lo que yo estaba haciendo o diciendo. Por primera vez, me parecía que llevaba una vida totalmente honesta. No vestía cierta ropa, como se esperaba de mí en el mundo de los negocios. No me maquillaba. No había fingimiento ni confrontación de egos para acaparar la atención. En el grupo no se chismorreaba y nadie intentaba superar a nadie.

Sin un espejo que me devolviera espantada a la realidad, experimentaba la sensación de sentirme hermosa. Evidentemente no lo era, pero yo me sentía hermosa. La gente de la tribu me aceptaba tal cual, me hacía partícipe, única y maravillosa. Yo estaba aprendiendo cómo se siente una persona cuando la aceptan sin condiciones.”

El reflejo del espejo se acerca a MI realidad.

 

“Los discípulos sabios actúan por imitación. Pero a menudo seguimos los pasos de las personas que tenemos más cerca en la distancia y en el tiempo, y las figuras que elegimos como modelos no siempre son las mejores ni las más nobles, sino tan sólo las que más conocemos.” dice la editora Harriet Rubin.

¡Vive la alegría, la aventura de esa mujer que ERES más allá de la imagen reflejada en el espejo!.

 

Un abrazo

¿Qué relación tienes con tu madre?

Nuestras madres y nosotras.

La relación con la madre es una de las más significativas como base para las demás relaciones en nuestra vida. En la infancia la madre es el reflejo donde nos miramos, es nuestra totalidad.

Para las mujeres, representa el modelo femenino. Para el hombre condiciona su elección de pareja y mientras no madure, seguirá siendo hijo…de su mujer.

Muchas veces actuamos con l@s hij@s justo al contrario de lo que hemos recibido de pequeñ@s, y esto puede ser perjudicial. Necesitamos reconocer nuestras heridas, ocuparnos de ellas y sanarlas, sobretodo perdonar a nuestra madre por lo que pensamos que nos hizo o dejó de hacer, por sus miedos, ansiedad, perfeccionismo, el abandonar sus propias necesidades, su victimismo, tristeza…etc. Ya que las que somos madres sabemos que hagamos lo que hagamos, siempre nos gustaría hacerlo mejor.

Tradicionalmente, a las mujeres se nos ha enseñado que es noble cargar con el dolor de los demás; que el cuidado emocional es nuestro deber y que deberíamos sentirnos culpables si no lo hacemos.

El rol de cuidadora emocional nunca ha sido un rol genuinamente nuestro, simplemente forma parte de nuestro legado de opresión. Si lo miramos así, dejaremos de consentir que la culpa nos controle.

femina-embarazo

Este escrito de Bethany Webster describe la ruptura del linaje materno:

“Tenemos que desintoxicarnos de los hilos patriarcales en nuestro linaje materno para avanzar en nuestro empoderamiento.

 La madre cumple la función de “proveedora de la iniciación” lo que lanza a la hija a vivir su propia vida, pero este rol es solo posible en la medida que la madre haya experimentado o vivido su propia iniciación. Pero los procesos sanos de separación entre madres e hijas están muy boicoteados en la cultura patriarcal.

Hemos de lamentar que nuestras madres no puedan ofrecernos una iniciación que ellas nunca recibieron y embarcarnos conscientemente en nuestra propia iniciación

Si no hacemos un duelo sincero de nuestra necesidad insatisfecha de cuidado maternal, inconscientemente interferirá en nuestras relaciones, causando dolor y conflicto”.

 En algunas terapias se hace una carta de reconciliación con la madre. Tanto si es para entregársela, como si es para tenerla o para escribirla y destruirla, es otro método que puede ayudar al proceso de curación.

Aceptar a nuestra madre más allá de sus errores y sus limitaciones nos ayudará al proceso de curar nuestra niña interior. El ser más compasiva nos ayudará a aceptarla. Nuestra madre no puede ofrecernos aquello que no tiene, si miramos su linaje y bagaje, probablemente seamos más conscientes de nuestras vivencias con ella.

Por otro lado nuestra niña interior seguro también está triste o se siente culpable si en alguna ocasión hemos juzgado o rechazado a nuestra madre. El perdón y agradecimiento nos ayuda a perdonarnos y aceptarnos a nosotras mismas, y reconocer que no somos ni mejores ni peores que ella.

Es un proceso curativo largo y seguramente doloroso, más nos ayuda a sanarnos a nosotras mismas y nuestras relaciones con los demás. Es un estado de paz que vale la pena sentir.

Encontré un texto que define y motiva a seguir con nuestra dedicación diaria:

Dentro de cien años,

no importará cuánto dinero tenía en el banco,

en que casa vivía,

ni que coche conducía.

Sin embargo, puede que el mundo sea mejor,

porque fui importante

en la vida de una niña.

 

Un abrazo,

mi-firma

El peso ideal: ¿Talla Cero?

El ‘peso’ de la industria sobre nuestro cuerpo

femina-yo-talla-cero

Estoy orgullosa de mi cuerpo. Mi peso es algo con lo que tengo que reñir el resto de mi vida, pero por fin he aprendido a quererme tal y como soy, no como los patrones de la moda.

Mi propósito es envejecer fuerte y en forma, no delgada y desnutrida a base de complementos y vitaminas para poder aguantar todo el día…Hemos sobrevivido y luchado muchos años por no pasar hambre.

¿Qué nos hace intentar mantener, a los cuarenta años, el mismo cuerpo que cuando éramos jóvenes? ¿Es posible parar esta dimensión del tiempo? Claro que no. ¿Por qué tenemos que estar delgad@s?

En vez de pensar cómo vivir mejor, nos ofuscamos con nuestro peso.

Comer con moderación, pero con placer. En vez de quemar artificialmente las calorías, procurar transformarlas en la energía necesaria para la lucha por nuestros sueños.

Una de las cosas que veo constantemente en la tv es el lavado de cerebro para que “necesitemos” ser sexys, deseables y perfect@s…mi pregunta es ¿para quién?

Opino que nada gana una persona que se hace aplicaciones de Botox en la cara y liposucción, cuando no cuida lo que come y bebe, no hace ejercicio, no cuida el tiempo que duerme y por supuesto no dedica tiempo a su familia y a sí mism@. Así podría ser eternamente esclava de los quirófanos y los centros de belleza y jamás tendrá una salud física adecuada.

“No deberías sentirte presionada intentando estar delgada porque así lo quiere la industria de la moda, porque ellos solo quieren modelos que parezcan maniquíes. Tienes que darte cuenta de que es imposible que una mujer se vea así todos los días. Tener una “talla cero” es como un trabajo, así que no debemos intentar parecernos a ellas. No es realista ni sano.” –Rihanna-

“Las modelos, incluidos los hombres modelo, ¡están demasiado delgados!. Sí, la ropa les sienta muy bien, pero NO es lo que quieres en la vida real. ¿Por qué tenemos que estar mirándonos todo el rato al detalle? Es agotador.” – Demi Moore-

femina-suenos-colores

Hablar de las dietas es de interés mundial. No todo el mundo cree en Dios, pero todo el mundo quiere adelgazar.

Jean Kilbourne comenzó en los años sesenta a investigar la conexión entre la publicidad y algunos problemas de salud, el resultado lo plasmó en un documental llamado “Killing us softly” que se puede traducir como “matándonos lentamente”. Con el trailer una ya tiene para reflexionar durante un rato:

Tú no eres tu imagen, tu imagen es una parte de ti, eso es todo. Así que te invito a cultivar tu interior y amarte siempre, ya que cada instante de tu vida tiene su propia belleza.

Un abrazo

mi-firma

Tienes un don especial

¿Has descubierto tu don personal?

Sinceramente creo que tod@s tenemos un don. Tenemos múltiples talentos en los que vamos progresando a diferentes niveles y a medida que maduramos.

Somos únic@s e irrepetibles.

“Estamos en el s. XXI: una nueva caza de brujas empieza a ganar terreno; esta vez el arma no es el hierro ardiente, sino la ironía o la represión.

Todo aquel que descubre un don o por casualidad osa hablar de su “aptitud”, pasa a ser visto con desconfianza.

Y, generalmente, el marido, la esposa, el padre, el hijo o quien sea, en vez de enorgullecerse, le prohíbe cualquier mención al respecto, por miedo a exponer a su familia al ridículo.”     – Paulo Coelho (La bruja de Portobello)-

¿Te has contagiado de la moderna epidemia del “miedo a la insignificancia”?

¿Crees que no eres nadie a los ojos de los demás?

Todo lo contrario…tu vida, tu “don” personal, es muy importante para ti, para todos, para el mundo.

En el libro “Mujeres que corren con Lobos” Clarissa Pinkola dedica un párrafo a ello:

“Creo que todas las mujeres y los hombres han nacido con ciertos dones. Sin embargo, poco esfuerzo se ha dedicado en realidad a describir las vidas y los hábitos psicológicos de las mujeres inteligentes, talentosas y creativas. En cambio, se ha escrito mucho acerca de las debilidades y flaquezas de los seres humanos en general y de las mujeres en particular.”

Tod@s tenemos cualidades que nos hacen diferentes y especiales. ¿Te has planteado qué te hace especial, diferente?

femina-don-teresa-calcuta

Tus amistades y familiares seguro que te dicen que tienes facilidad para hacer algo: pintar, cocinar, leer, escribir, coser, cuidar las plantas…no tiene que ser nada espectacular porque en nuestra vida diaria, los pequeños actos son los que condicionan nuestra existencia.

Nos refugiamos en una zona de confort, y hay una muy distinta…un lugar creativo, desde el que ofrecemos algo único al resto del mundo.

Al colaborar en actos benéficos o voluntariados, me vienen a la cabeza personas que creen que no tienen nada que ofrecer a la sociedad, y en lo poco que a veces se necesita para ser de provecho a la comunidad. En lo maravilloso que resulta conocer y experimentar el sentimiento de la propia valía.

Elsa Punset también comenta en su libro:

“Los humanos vivimos siempre comparándonos. Hoy en día la propia fama se ha convertido en la referencia básica a la hora de medir la valía personal, así que nos comparamos con la imagen que nos llega de los famosos, aunque sean de medio pelo o poco admirables. Y esto hace que se incrementen los niveles de ansiedad y de depresión en todas partes. Es lo que llaman “ansiedad global”.

No nos educan para decidir que somos nuestro principal referente, que necesitamos tener una visión de conjunto de nuestra vida: saber lo que nos importa, al margen de los demás. Pero eso cuesta trabajo y nos educan para imitar y obedecer. Somos únic@s y tenemos algo único que dar a los demás.”

Sigue leyendo Tienes un don especial

La epidemia del miedo…el “robasueños”

¿Has sentido miedo y te has quedado paralizad@ en alguna ocasión?

femina_corazon_miedo

No conozco a nadie que no haya sentido miedo. No pasa nada por sentirlo, siempre que no te impida seguir con tu vida.

El miedo ha de proteger pero no limitar. Mirar a los miedos a la cara, comprenderlos y así poder derrotar muchos de ellos. No se puede vivir constantemente con miedo. Es una emoción primitiva y poderosa que actúa sobre nuestra parte más emocional.

“Desde la infancia el miedo normal moldea nuestras vidas y a menudo nos ayuda a madurar. Sin embargo, el miedo a lo desconocido que hoy nos aflige NO es un reflejo protector saludable ni nos sirve de estímulo para desarrollarnos”.- Luis Rojas Marcos-

Poema- Los miedos (libro Crea tu propio destino de Patrick Snow)

 El salto es aterrador

Desde donde estoy

Hasta donde quiero estar.

Y como puedo ser lo que quiera,

¡Cierro los ojos y salto!

Hasta personajes importantes como Juana de Arco, Gandhi o Martin Luther King nos demuestran que sean cuales sean nuestros miedos si nos enfrentamos a ellos, podemos aprender a superarlos.

Sólo tenemos el sentido de vivir una vez, o sea que cada instante cuenta. El miedo es un derroche de energía; nos impide cumplir con aquello que deseamos.

Sigue adelante con tu vida, persigue tus sueños a pesar del miedo, como dijo Frank Herbert:

“No debo tener miedo

El miedo es el asesino de la mente.

El miedo es la pequeña muerte que trae la destrucción total

Dejaré que me pase por encima y me atraviese

Y cuando haya pasado

Abriré el ojo interno para ver su camino

Por donde ha pasado no habrá nada

Sólo quedaré yo”

Sigue leyendo La epidemia del miedo…el “robasueños”

El arte de renovarse

“Renovarse o morir”

 

Una de las frases más usadas cuando deseamos o necesitamos realizar un cambio.

Miguel de Unamuno fue quien dijo que “el progreso consiste en renovarse” y poco a poco se transformó en la famosa frase.

Un día llegué al trabajo sin darme cuenta de cómo lo hice, ¿te ha pasado alguna vez?

Al principio me preocupé mucho, pensaba que tenía un problema de stress y eso hacía que olvidase cosas. Nada de eso…tras reflexionar me di cuenta de que en ese momento iba a trabajar como una autómata, era tan habitual ese camino y los quehaceres de ese día…¿qué podía hacer para renovar mi entusiasmo?

Tiempo atrás me encantaba mi profesión, poco a poco era menor el gozo y mayor la presión que me ocasionaba, así que pensé en un cambio de profesión, aventurarme en lo desconocido, comenzar de cero, y encontrar de nuevo el equilibrio entre trabajo y diversión.

¿Cuándo fue la última vez que te sorprendiste a ti mism@?, ¿que hiciste algo tan exageradamente ‘raro en ti’ que te quedaste con la boca abierta diciendo “no puedo creer que YO haya podido hacerlo”?

femina_miedo_pasar

Si supieras que lo que hicieras hoy podría cambiar cómo te sentirías mañana…¿actuarías de otra manera?

Líbrate de esas partes de tu historia que te mantienen en “lo que siempre ha sido”.

Una técnica que favorece el cambio es la contemplación.

Para y mira desde donde surgen tus pensamientos… desde tu yo más racional, desde tu yo mas emocional, dirígelos hacia tu verdadero potencial, y crea el cambio que buscas.

Piensa en ello…en vez de gastar energía en sobrevivir, gastarla en generar intenciones positivas.

Haz algo nuevo de vez en cuando, de forma regular. Es la mejor forma para aumentar tu nivel de confianza.

 

Un abrazo 🙂

fémina_firma

Fábula de la luciérnaga y el sapo

LA ENVIDIA

Fábula sobre cómo hay personas que no soportan el brillo de otras y la envidia que esto les provoca. Si te sientes así, deja de fijarte en las virtudes de los demás y fíjate en las tuyas. Pregúntate: «¿Qué tengo yo que querrían los demás?».

“En el silencio de la noche oscura

sale de la espesura

incauta la luciérnaga modesta,

y su templado brillo

luce en la oscuridad el gusanillo.

Un sapo vil, a quien la luz enoja,

tiro traidor le asesta,

y de su boca inmunda

la saliva mortífera le arroja.

La luciérnaga dijo moribunda:

¿Qué te hice yo para que así atentaras

a mi vida inocente?

Y el monstruo respondió: Bicho imprudente,

siempre las distinciones valen caras:

no te escupiera yo si no brillaras.”

-Juan Eugenio Hartzenbusch-

Sigue leyendo Fábula de la luciérnaga y el sapo