Archivo de la etiqueta: creencias

¿Quién va a pagar en la primera cita?

La primera cita y sus controversias, ¿han cambiado realmente las costumbres?

La verdad es que no tengo una opinión muy formada sobre el tema.

Si bien es cierto que es una actitud tradicional y conservadora, entiendo que esta premisa viene de los tiempos en que la mujer no trabajaba y por lo tanto no disponía de dinero para ello. Y el hecho de que el hombre se ofreciera para pagar en el primer encuentro era considera un gesto de buena educación y estilo.

Quizás ya no es así, quizás ya no está tan socialmente aceptado y asumido como antes, pero pienso que sigue siendo “lo habitual”.

Recuerdo que una vez una amiga me dijo que, si en una primera cita el chico no la invitaba ya no le interesaba . Y otra me explicó que en ocasiones se retiraba al baño en el momento en que el camarero llegaba con la cuenta.

El machismo tiene muchas aristas y posiblemente ésta sea una de ellas: la idea de que la mujer debe esperar a ser “invitada”.

He visto un video muy interesante en YouTube donde Matthew Hussey defendía la postura de “mi tiempo, es tan valioso como el de ella, así que como mínimo ella debe ofrecerse a pagar también”. Me gusta la parte donde dice que trataría a su pareja como si fuese su mejor amig@, ya que nunca le diría “vamos a cenar juntos y paga tú siempre”.

Dejo aquí el enlace por si no lo has visto:

Soy optimista, y creo que las nuevas generaciones lo ven de forma diferente (he hecho alguna pregunta a mi hija que lo confirma), y que como mínimo se pueden plantear la idea de pagar a medias en una primera cita, y en las posteriores poder invitar por el simple placer de hacerlo, sin la presión de que eso es lo que “se ha de hacer”.

Y a ti…¿qué te parece? 😉

Un abrazo.

Pobreza…¿Sentimiento o estado?

Pobreza: una palabra que tiene diferentes interpretaciones.

Tras leer la frase de William J.H.Boetcker, me puse a reflexionar sobre la diferencia en lo que ocurre a nivel real y lo que ocurre en nuestro interior.

En este caso evidentemente, habla de dinero. Tan importante en nuestras vidas y al que en muchas ocasiones le otorgamos un valor vital superior al real.

Mucha gente cree que no hay relación entre sus creencias y el dinero, sin embargo si que la hay; ya que en ocasiones esas creencias chocan frontalmente con sus deseos.

Quieren prosperar económicamente, y a la vez se sienten incómodos si hablan de dinero  y reprochan a aquellas que YA han conseguido el éxito económico. Esta incoherencia impedirá que los deseos de tener éxito económico se hagan realidad, ya que no se puede conseguir aquello que constantemente se critica y se le pone energía negativa.

Siempre es buen momento para romper los tabús sociales y empezar a perder el miedo a hablar de dinero. Podemos comenzar en nuestro entorno más cercano, nuestra casa, hijos, padres.

“La sociedad abierta es aquella en la que los hombres han aprendido a ser en cierta medida críticos de los tabús, y basar las decisiones sobre la autoridad de su propia inteligencia”. –Karl Popper- Filósofo

Sigue leyendo Pobreza…¿Sentimiento o estado?

La Luna, sus fases, nuestros ciclos

La influencia de la Luna en nuestros ciclos

 

Es significativo reconocer en la Luna una compañera en nuestro viaje femenino a través de los ciclos de nuestro cuerpo y mente. Siempre la misma luna, siempre la misma mujer, diferentes facetas, diferentes estados emocionales para acompañar un proceso mágico.

En Reiki hay un símbolo que representa la Luna y trabaja con la conciencia energética de la misma para ayudar a recuperar el equilibrio de las energías psíquicas y emocionales.

Por influencia de la gravedad de la Luna, la marea sube y baja y no sólo afecta al mar, su influencia se extiende a toda la Tierra y a sus seres. El cuerpo humano recibe grandes influencias de ella ya que aproximadamente un 70% de nuestro cuerpo está compuesto por agua, líquido corporal que contiene los mismos constituyentes que el agua del mar.

Por esta razón, el líquido corporal también recibe las influencias de la Luna y, debido esto, sufrimos altibajos en las emociones.

La menstruación también se ve afectada por estos ciclos. Todos estos fenómenos son repetidos rítmicamente según las reglas de la naturaleza, creando un mundo armónico y manteniendo su equilibrio.

El sintonizar e ir a favor del ritmo y el flujo de la Luna, nos favorece, nos ayuda a librarnos del estrés y liberarnos de emociones bloqueadas.

La Luna

Asociada a la energía femenina, referencia a las cualidades de pasividad, receptividad, sensibilidad; es mensajera y generadora de vida por su vínculo con las aguas primordiales, las lluvias, la fertilidad y la fecundidad; transmite idea de orden, crecimiento y renovación.


Como evocación de la belleza y la luz que aparece en la oscuridad nocturna alude al conocimiento, al pensamiento que esclarece, por reflejo; es también imagen de lo inconsciente, lo instintivo, lo oculto, los sueños y el más allá.

Por su continuo aparecer y desaparecer, y sus cambios de fases es un profundo símbolo de muerte, renacimiento y transformación, así como también del tiempo que pasa, reflejado en su movimiento cíclico y constante.

 

Poema de Gioconda Belli

Si.

Es verdad que a ratos estoy triste

y salgo a los caminos,

suelta como mi pelo,

y lloro por las cosas más dulces y más tiernas

y atesoro recuerdos

brotando entre mis huesos

y soy una infinita espiral que se retuerce

entre lunas y soles,

avanzando en los días,

desenrollando el tiempo

con miedo o desparpajo,

desenvainando estrellas

para subir más alto, más arriba,

dándole caza al aire,

gozándome en el ser que me sustenta,        

en la eterna marea de flujos y reflujos

que mueve el universo

y que impulsa los giros redondos de la tierra.

 

Y tu…¿hasta que punto sientes esa conexión? 🙂

Un abrazo

El viaje de la vida: envejecer

¿Te asusta envejecer?

Es algo a lo que muchas personas temen. Para mí saber envejecer con dignidad es uno de los mayores logros personales que una persona puede adquirir. Las arrugas esconden años de experiencias, secretos ocultos, momentos, carcajadas, dolores. Forman parte de mi vida, de quien soy ahora. De la persona en quien me he convertido.

Dice Eduardo Punset

“Steven Piker me enseñó que cualquier tiempo anterior fue peor. A lo largo de nuestras vidas, nuestra biología se transforma y tenemos que adaptarnos a lo que nos marca el cuerpo. Nos pide cambiar, pero a muchos nos cuesta horrores hacerlo.

Cuando nacemos somos puro instinto y emoción, pasamos por una convulsa adolescencia donde intuición, razón e impulsos hormonales entran en conflicto a diario. Superada esta montaña rusa emocional, intentamos encontrar nuestro lugar en el mundo. En la mediana edad (entre 40 y 60), los humanos estamos en uno de nuestros mejores momentos en cuanto a salud, inteligencia y relaciones, tal y como supo revelarme David Banbridge. Y en la vejez, nos liberamos de ataduras laborales y de levantar a los hijos.”

añorar el pasado

Brian Weiss hace una reflexión sobre la muerte:

“¡Qué poderoso es el miedo a la muerte! Llegamos a grandes extremos para evitarlo: crisis de madurez, aventuras amorosas con personas más jóvenes, cirugías estéticas, obsesiones con la gimnasia, acumulación de bienes materiales, procreación de hijos que lleven nuestro nombre, esforzados intentos de ser cada vez más juveniles, etc.

Nos preocupa horriblemente nuestra propia muerte; tanto que, a veces, olvidamos el verdadero propósito de la vida.”

Y es que es curioso que casi siempre pensamos que todo podría haber sido mejor, no peor.

Y ya lo dice Gabriele Romagnoli: “Hay que vivir más ligero de equipaje” y no sólo de cosas materiales. Llevamos el peso en la espalda de los pensamientos tipo “mi vida podría haber sido diferente si me hubiera casado con aquella otra persona o hubiera escogido ese otro trabajo…”.

Renunciar a las certezas, ya que todo cambia, incluso nuestros sentimientos. Saber con certeza es no saber. La duda nos ayuda a crecer.

De joven estás muy influenciado por la sociedad, quieres tener (carisma, trabajo, coche…); con los años, si reflexionas, eres más libre. Es importante saber escoger, pero también saber apartar. Y a veces perder es encontrar.

Para que el viaje de la vida sea lo más satisfactorio posible, mira estas claves que Ralph Waldo Emerson definió:

– Reír a menudo y mucho

– Ganar el respeto de gente inteligente y el cariño de los niños

– Conseguir el aprecio de críticos honestos y aguantar la traición de falsos amigos

– Apreciar la belleza

– Encontrar lo mejor en los demás

– Dejar el mundo un poco mejor, sea con un niño saludable, una huerta o una condición social redimida

– Saber que por lo menos una vida ha respirado mejor porque tú has vivido.

Eso es tener éxito.

No luchar en aparentar una edad que no es la nuestra, ¿qué alternativa nos queda? mejor mirarse al espejo y vivir al compás del momento vital en que te encuentras. Aquí y ahora.

Y a ti…¿te asusta envejecer?

Un abrazo

mi-firma

¿Se cumplen tus deseos?

¿Te has parado a pensar en cómo expresas tus deseos?

Desde diversas Escuelas y libros se desliza la teoría de que el Ser Humano es Co-creador de su realidad a través de sus Pensamientos y Creencias.

El hecho de NO PENSAR en “ALGO” no va a hacer que deje de existir… pero el hecho de prestarle nuestras emociones y pensamientos (energía) a ciertos conceptos, hacen que estos tengan más potencia, se manifiesten y se precipiten activamente sobre el mundo.

Los pensamientos son pulsaciones de frecuencia extremadamente alta que se mueven a mayor velocidad que la del sonido e incluso de la luz.

Según Wayne Dyer, “…solemos decir piensa positivamente y obtendrás resultados positivos. Pero el pensamiento también crea trabas que producen resultados negativos. No se trata de lo que me parece que me falta en la vida, sino de lo que tengo firme intención de atraer a mi vida y que se manifieste en ella, sin dudas, sin palabrería, sin explicaciones”.

Si te pasas todo el tiempo pensando en lo que te falta, eso es lo que se expande en tu vida.

Todo pensamiento que te haga retroceder es un impedimento para que manifiestes tus deseos.

femina_lampara_deseos

 

 

“…¿Hablaban en serio? ¿Atravesar el desierto de Australia, con apenas ropa, sin calzado y sin más?…Me eché a reír. Era una broma mía, personal. ¿Cuántas veces había dicho que quería ganar un viaje exótico con todos los gastos pagados? Ahí lo tenía, con provisiones incluidas. Ni siquiera tenía que llevarme el cepillo de dientes. No era lo que yo había pensado, desde luego, pero sí lo que había expresado más de una vez. Mi madre solía decirme “Elige con prudencia, porque lo que pides podría ser muy bien lo que  recibas.”(Marlo Morgan ‘Las Voces del Desierto’)

La clave es CONTEMPLAR desde DÓNDE sitúas tus deseos. Es importante hacer dos cosas: no juzgar, y ser sincer@ sobre el VERDADERO objeto del deseo. Quizás al desear riqueza, nunca hemos expresado riqueza monetaria (tal vez porque moralmente nos sentimos culpables al declarar abiertamente este deseo) y tenemos mucha riqueza en forma de amistades, hijos, familia, entorno, mundo interior.

El deseo y la pasión son el motor de la evolución y del cambio. Según Joe Dispenza “tienes que tener el deseo y la pasión de traspasar los límites de tu propia zona de confort”.

Ten la certeza de que confiando continuamente en tu intención, se materializarán tus suposiciones.

Estate atent@, pues, y comienza ahora mismo, imagina tan sólo lo mejor para ti. Puedes cambiar tu actitud y tu perspectiva por completo. En mi caso, me ayuda mucho, parar y hacer introspección, para saber qué quiero exactamente de la vida, hoy, ahora. Valorar mi pasado, mis experiencias y utilizarlas a mi favor para crear mi futuro.

¿Cómo te levantas cada día? ¿Cuál es tu primer pensamiento? Desear y proyectar el nuevo día con intención de abundancia y bienestar puede ser un buen comienzo… 😉

¿Qué es lo que de verdad deseas?

 

Un abrazo

mi-firma

Religión y espiritualidad

Religión y espiritualidad, ¿es lo mismo?

Actualmente estamos en un periodo de retroceso ideológico.

¿Aprendemos algo humano de la crisis? ¿Nos hemos centrado en como salir de la crisis económica pero no de la crisis de valores?

Quizás si la gente desea creer en el cielo es porque ya no cree en gran cosa en la tierra.

Como dice Brian Weiss en su libro “Muchas vidas, muchos maestros”…“Casi todos recitan plegarias en sus iglesias, en las sinagogas, mezquitas o templos, plegarias que proclaman la inmortalidad del alma. Sin embargo, terminados los ritos del culto vuelven a sus caminos competitivos, a practicar la codicia, la manipulación y el egocentrismo. Estos rasgos retrasan el progreso del alma.”

Mi pregunta es, ¿somos conscientes de lo que podríamos llegar a conseguir simplemente teniendo consciencia y respeto por nuestros iguales?

En las tradiciones paganas, el culto a la naturaleza es más importante que la reverencia a los libros sagrados. Existen muchas doctrinas filosóficas -como el taoísmo o el budismo- que eliminan la idea de la distinción entre el creador y la criatura. La gente ya no intenta descifrar el misterio de la vida, sino formar parte de él.

Según estas tradiciones la persona es capaz de vivir sin una religión instituida, y al mismo tiempo continuar la búsqueda espiritual para justificar su existencia.

femina_vivir_einstein

Sigue leyendo Religión y espiritualidad

Creencias que nos detienen

Esas creencias que nos expanden o nos limitan

Nuestras creencias pueden hacer que disfrutemos de nuestra vida… pero también pueden dificultar nuestro paso por ella.

Elsa Punset nos dice en su libro “Una mochila para el Universo”

“Mirada con poca perspectiva, esta vida nos puede parecer muy confusa y nuestros comportamientos humanos impredecibles. Nos pasamos los días ensayando en qué cajitas mentales podríamos encajar a las personas, los objetos y las experiencias que vamos acumulando, principalmente porque NO nos han enseñado un sistema más sensato.

Para enfrentarnos a ese caos mental y emocional, quizás adoptemos algunas creencias inmutables construidas al hilo de la interpretación de experiencias personales más o menos afortunadas, de refranes populares y de las opiniones de nuestros padres, que tampoco tuvieron método ni ayuda para organizar sus propias cajitas.”

Poca cosa se ha hecho en la vida si lo que crees a los siete años sigue siendo lo que sientes a los treinta y siete. Es necesario desprenderse de viejas ideas, costumbres, opiniones y, a veces, incluso de viej@s compañer@s.

femina_eres_haces

No pueden recibirse cosas nuevas si no hay espacio para ellas. Alguien parece y se siente más joven cuando se despoja de su antiguo bagaje, aunque no lo es…por supuesto.

Considero que realmente nadie se conforma indefinidamente con una creencia; necesitamos verificar las opiniones confrontándolas con nuestra vida real. Lo que ayer estuvo bien, quizás ya no lo está hoy; y quien sabe lo que estará bien mañana. La confianza ciega puede llevar a la pérdida de la verdadera identidad y no permite que la persona decida libremente.

Lo que está bien y lo que está mal se basa en un conjunto de reglas que han ido evolucionando a partir de enseñanzas, valores culturales y conveniencia política. Todas ellas provienen de fuera de nosotr@s mism@s, de nuestras creencias culturales.

Como dice Miceal Ledwith:

“¿Cuál es la diferencia entre creencia y conocimiento? Bueno, creemos en una cosa por la autoridad con que está investida, ya sea de una persona o de otra cosa. Tenemos conocimiento sobre algo cuando lo hemos experimentado personalmente; por ejemplo, si hubiéramos andado sobre el agua, sabríamos que es posible hacerlo y jamás volveríamos a ponerlo en duda. Pero si solamente nos lo creemos porque alguien lo dice, bueno, entonces, es sólo filosofía, una abstracción; para evolucionar, es imprescindible transformar la creencia en conocimiento, o en experiencia, o en sabiduría”.

Y… SI, tengo creencias:

Creo que todo el mundo tiene inquietudes ocultas y talentos no descubiertos.

Creo en meditar sobre mis acciones que hago y en la medida que éstas afectan a otras personas.

Creo en aprender de todos los seres humanos y de la naturaleza sobretodo, detenerme de vez en cuando y dar gracias por ello.

¿Y tú que crees?

firma

Personas con magia

La Magia en nuestra vida

Hay tantos tipos de magia como personas en el mundo.

Me gusta la magia, no la del ilusionista con chistera y varita. Me gusta la de esas personas especiales que buscan más allá de lo aparente.

Siento una afinidad especial y conecto enseguida con ellas, porque intentan aportar armonía a todos los que están a su alrededor. He comprendido que las cosas no son absolutas; existen en función de la percepción de cada uno.

Seres especiales que cuanto más cerca estás de ellos, más te ayudan a descubrir tu propia luz.

Personas buscadoras, porque, tras cada esquina, tras cada desconocid@, tras cada simple acto rutinario, saben que se esconde la MAGIA.

A estas personas no les sirven las verdades manipuladas y etiquetadas que nos ofrecen por todas partes. Buscan la propia, y para ello, vivir, experimentar, investigar, estudiar, comprender y amar la vida, a su manera, con su propia magia.

Y buscan la felicidad, en cada acto, en cada mirada. Una vida plena, huyendo de la rutina vacía. Saben que pueden hacer de cada día algo especial y mágico. Buscan hacer felices a los que aman. Quieren sus sonrisas y caricias.

Buscan la magia del conocimiento. No se conforman con una sola respuesta.

Y con ello invalidar siglos de ignorancia en los que la humanidad se mantenía en la oscuridad. Ya no más. Un gran cambio tiene lugar. La información ya no puede robarse a las mentes inquisitivas. Magia distinta para una era diferente.

femina_magia_naturaleza

La conexión mágica con la madre Naturaleza, que nos nutre y provee. Comprender que nuestros ciclos vitales son sólo el reflejo de los suyos.

Así que busco la magia en mi entorno, la mía también. Se que la tengo y cada día averiguo nuevas formas de expresarla…de “liberarla”.

Porque si la explicación de tus momentos mágicos es que son meras coincidencias, ¿dónde está la magia en tu vida? 🙂

fémina_firma