Archivo de la etiqueta: actitud

Te envidio mucho

Envidia, ni tenerla ni temerla.

La envidia es un sentimiento que surge cuando pensamos que otra persona tiene algo que sentimos que merecemos tener. Podemos sentir esa envidia o ser objeto de ella.

Alegrarse por la desgracia ajena, tiene mucho que ver con la envidia.

“Pocas personas son lógicas. Casi todos tenemos prejuicios e ideas preconcebidas. Casi todos nos hallamos cegados por esas ideas, por los celos, sospechas, temores, envidia y orgullo. Y en su mayoría las personas no quieren cambiar de idea acerca de su religión, o su corte de cabello, o el comunismo, o su actor de cine favorito”.

¿Qué te parece esta deliberación de Dale Carnegie?.

Hay personas que al lograr desarrollar su potencial personal o profesional, provocan en su entorno desconfianza y sentimiento de inferioridad, ello puede despertar envidia y celos.

En muchas ocasiones la envidia de los demás puede hacer que te acusen o señalen con el dedo o haya comentarios maliciosos sobre ti tanto personalmente como por redes sociales y mediante los cotilleos.

No tener en cuenta esos comentarios y seguir con tu vida cotidiana es la mejor forma de acallar esas voces que acaban aceptando que no te afectan.

“La envidia es mil veces más terrible que el hambre, porque es hambre espiritual.”

-Miguel de Unamuno-

Cuanto menos autoestima tienes, más posibilidades hay de que sientas alegría en vez de compasión cuando algo les va mal a los demás (tienes la la sensación de que no sólo tu has “fracasado”). Pero considerar débiles a los demás, alimenta y atrae más de tu propia debilidad.

Criticarlos constantemente puede ser una forma de compensar la falta de amor propio. Piénsalo bien: la envidia paraliza y envenena.

Dice Elsa Punset que la competencia “sana” es desear lo que tiene otra persona y esto sin llevar al extremo es una forma de no quedarse atrás. Pero el problema es cuando sientes mucha envidia, entonces se activan nodos de dolor físico en tu cerebro. ¿Interesante verdad?

Un abrazo.

¿Alegría es la ausencia de…algo?

Sentir alegría por vivir la vida

La alegría NO es la ausencia del sufrimiento, la ausencia de desafíos ni la ausencia de cualquier otra cosa. Vivir con alegría significa ampliar el sentido de bienestar interior que nos permite reconocer lo que sea que ofrezca el momento presente.

No basta sólo con sobrellevar las desilusiones y las preocupaciones, sino que necesitamos herramientas que nos ayuden a cerrar heridas, a hacer elecciones inteligentes y a retomar fuerzas para seguir el camino.

El mero hecho de existir es motivo de dicha y celebración. No es preciso esperar un momento concreto o alcanzar un logro determinado para experimentar alegría, sino que es una filosofía de vida basada en sentir felicidad y gratitud por estar presente, aquí y ahora.

Es una actitud que nos compensaría si ya estuviese presente como asignatura escolar desde la infancia. 🙂

Sigue leyendo ¿Alegría es la ausencia de…algo?

Cuestión de valor personal

¿Sientes tu valor, te valoran?

Me incluyo dentro del grupo de personas que tiene como objetivo superar la tendencia a infravalorarse.

Esto es algo que, sin duda, me ha frenado en el desarrollo de mis cualidades, impidiéndome ser como realmente soy y poder compartir ese potencial con mi entorno.

No es algo que se haga de forma consciente, sobretodo en la actualidad donde tenemos o “deberíamos” tener muy clara la importancia de valorarnos, ya que leemos, escuchamos, hacemos cursos sobre ello…

Incluso teniendo personas que como maestr@s nos indican esta importancia, en nuestro interior algo impide que podamos reconocer este valor y manifestarlo.

No estoy hablando en exclusiva del valor monetario. No del precio que tiene mi tiempo o mis ideas.

Ya que tal y como explica Elsa Punset: “Una de las creencias más arraigadas, es que la abundancia es tener más que nadie, un lema radical que implica que el dinero tiene derecho a marcar las reglas de nuestra convivencia. Tendremos que aceptar, a la luz de lo que estamos aprendiendo acerca del bienestar físico y emocional de las personas, que el dinero por encima de un umbral medio ocupa un lugar modesto en nuestra felicidad y que su consecución no puede estar reñida con la consolidación de entornos educativos, afectivos y laborales que alimenten las necesidades humanas básicas de afecto, seguridad, creatividad y bienestar”.

Es que al infravalorarse las personas de mi entorno, también lo hacen conmigo.

Supongo que el principio de esto es el temor. Miedo a fracasar y tener que reconocer que no somos capaces. Y dejamos de insistir y de combatir este miedo para alcanzar nuestro objetivo.

Sin duda, si hay que por algo, es mejor destinar esa energía a luchar por algo tangible para un@ mism@, como la libertad de realizar algo importante para ti.

No te compares con los demás. No dejes que pequeños contratiempos te detengan.

Haz una declaración, una promesa que te haces a ti misma: “Declaro que no volveré a infravalorarme en esta situación.”

Porque la realidad es que nada ni nadie te puede quitar valor a menos que tú le otorgues ese poder.

Un abrazo

No tengo amistades

¿Problemas para hacer o mantener amistades?

Un día me comentó una enfermera que muchas personas acuden al médico para que alguien que los escuche, para hablar, para sincerarse.

¿Hay personas sin amistades?

Para la mayoría de las personas no es agradable ni se siente feliz estando sol@, y puede llegar a deprimirse, en ese momento pueden cometer el error de rodearse de personas que les aportan ruido y poco más, y confunden estas relaciones con la amistad.

Si te sientes mal sol@, llama a algún pariente o amig@. Concéntrate en actividades productivas. Cuenta a todas las personas que te quieren, reconoce lo que a tu alrededor se abre con brillo y con vida.

Sal y busca gente, amplía tu vida, tu círculo, tu mente. Los límites no sólo mantienen fuera a los demás; también te encierran dentro.

Sigue leyendo No tengo amistades

Fábula de Leonardo Da Vinci

 Una fantástica fábula sobre el respeto.

De todas las facetas del genio Leonardo Da Vinci, la de escritor de Fábulas no es muy conocida. En las que se refleja su amor por la naturaleza y sus increíbles dotes de observación.

Así, a través de la naturaleza, los animales, las plantas, los ríos o los fenómenos naturales, Da Vinci enseña a vivir en armonía con el entorno natural y nos indica un camino a seguir.

Esta que transcribo ha sido traducida por María Teresa León y Rafael Alberti.

Fábula “El águila y el búho”

Un águila, cierto día, mirando hacia abajo desde su altísimo nido, vio un búho.

– Qué gracioso animal! – dijo para sí -. Ciertamente no debe ser un pájaro.

Picada por la curiosidad, abrió sus grandes alas y describiendo un amplio círculo comenzó a descender.

Cuando estuvo cerca del búho le preguntó:

– Quién eres? ¿Cómo te llamas?

*Soy el búho – contestó temblando el pobre pájaro, tratando de esconderse detrás de una rama.

¡Ja! ¡ja! ¡Qué ridículo eres! – rió el águila dando vueltas alrededor del árbol -. Eres todo ojos y plumas.

Vamos a ver – siguió, posándose sobre la rama -, veamos de cerca cómo estás hecho. Déjame oír mejor tu voz. Si es tan bella como tu cara, habrá que taparse los oídos.

 El águila, mientras tanto, ayudándose de las alas, trataba de abrirse camino entre las ramas para acercarse al búho.

Pero entre las ramas del árbol un campesino había dispuesto unas varas enligadas y esparcido abundante liga en las ramas más gruesas.

El águila se encontró de improviso con las alas pegadas al árbol y cuanto más forcejeaba por librarse, más se le pegaban todas sus plumas.

El búho dijo:

Águila, dentro de poco vendrá el campesino, te agarrará y te encerrará en una jaula. O puede que te mate para vengar los corderos que tú te has comido. Tú que vives siempre en el cielo, libre de peligros, ¿qué necesidad tenías de bajar tanto para reírte de mí?

∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞

Respetar y valorar.

Hay seres que se creen superiores a los demás y centrados en su intención de asustar con ese poder, no se dan cuenta que hay otros superiores a ellos.

Un abrazo

Vivir aquí y ahora…todo un placer

Vivir es un placer, ¿no te parece?

En su libro El juego de la vida, Chérie Carter-Scott, lo define así:

“El placer es la manifestación física de la alegría. Tu cuerpo te ofrece el deleite a través de los cinco sentidos: una magnífica puesta de sol, saborear nuestra comida preferida, escuchar una melodía sublime o la suave caricia en nuestra piel.”

Es muy importante la forma de empezar el  día. Despertarte con la sensación de gratitud en el corazón por el nuevo día, por sentir tu vitalidad, con alegría y en armonía con el ritmo de la vida en su  totalidad.

Sin duda el significado de la vida es diferente para cada persona. Descubrir mi propósito en la misma es uno de mis mayores desafíos diarios, así no siento que la vida es algo que me sucede y no me siento víctima del destino o de las circunstancias.

Por supuesto, a veces me olvido de la importancia de disfrutar de cosas cuando me dejo llevar por las obligaciones y exigencias del día a día, y es que ya lo dice bien ese proverbio “Demasiado trabajo y poco juego te vuelven aburrid@”. Porque mi hija no sabe de proverbios y me lo hace entender. 😉

Casi todo el  tiempo vamos con tanta prisa que nos perdemos y nos quedamos sin absorber  toda esa belleza que nos rodea… ¿Cuántas veces al día, mientras vamos de aquí para allá, nos paramos a observar la abundancia de la naturaleza y la belleza que nos rodea para dar gracias?

femina_abismo_hadas
Conciencia de vivir en el presente

Hay formas diarias y sencillas para ayudarte a ser más consciente del placer de vivir. Por ejemplo ampliar tu nivel de energía con fotografías; aquellas tomadas en momentos de felicidad, de amor, de alegría. También fotografías de la naturaleza que te inspiren. Ponlas en tu casa, lugar de trabajo, coche, etc.

Elsa Punset, en su libro Una mochila para el Universo dice. “Vivir en el presente significa hacer un esfuerzo de valentía, para no aferrarse a un montón de vivencias y realidades tristes o caducas. Cuando abandonamos lo conocido, las pequeñas costumbres, los pensamientos de siempre, de entrada sentimos mucha soledad”.

Y es que no es lo que somos ni lo que tenemos.

No es donde estamos ni lo que hacemos.

Nada de esto nos hace felices o desgraciados. Es lo que pensamos sobre todo ello lo que marca la diferencia.

¿No te gustaría tener una frase mágica que sirviera para evitar las discusiones, para eliminar malos sentimientos, crear buena voluntad y hacer que las personas se sientan felices con la idea de vivir?

O…tener un interruptor y conectarnos con la alegría de vivir,… sencillamente. 🙂

¡Que tengas muy buen día!

femina_firma_blog

¿Te comparas con los demás?

Compararte y aprender

Considero que observar el comportamiento, actitudes y aptitudes de los demás, puede ser algo positivo en la medida que pueda ser de ayuda y aprendizaje para nosotr@s.

Miro a mi alrededor, la gente, el lugar, las cosas, el tiempo y los acontecimientos (mi realidad). De esta observación, hago lo posible por aprender cosas nuevas, renovar mi perspectiva. No son siempre las cosas importantes o las evidentes. Fijarte detenidamente en lo muy pequeño para que te lleve a lo grande.

Las limitaciones autoimpuestas son las más difíciles de ver, pero comparándonos con las personas de nuestro entorno podemos aprender mucho.

Cuando algo o alguien “me saca de quicio” hay una oportunidad para observar:   en ese juicio hay una proyección (ya sea por envidia, intolerancia o admiración) , ésta es muy positiva para poder reconocer mis propias sombras y trabajar en ellas. Es el primer paso hacia el autoconocimiento.

Sigue leyendo ¿Te comparas con los demás?

‘Nunca’ puede ser mucho tiempo …

Nunca digas nunca jamás

Hoy he tenido un encuentro fortuito con unas amigas. Lo más curioso ha sido ver la forma en cómo nos hemos dividido en cuanto a formas de pensar y de entender la vida…pero ese tema lo dejaré para otro día 😉

El tema que me ocupa hoy ha sido cómo una de ellas se quejaba de las expresiones de su hijo, de cómo utilizaba palabras desagradables como “mantras”, cuando eso era muy negativo según su opinión.

Y de repente la conversación ha derivado al motivo por el cual se ha divorciado del padre de su hijo…en este tramo de tan sólo 10 minutos ha pasado de ser una persona encantadora y maravillosa animando a su hijo a ser más optimista a casi gritar… “NUNCA volveré a compartir mi vida…!!”

Me ha impresionado sobremanera ese cambio de actitud tan fulgurante, y sobretodo ese NUNCA.

Es cierto que la palabra es puente de comunicación y deberíamos ser muy conscientes de ello. Sin embargo el tiempo y las circunstancias juegan su papel…confundiéndonos a veces..

Me ha hecho recordar las veces en que he usado con rotundidad un “NUNCA” y lo que ha sucedido después…

Ya te puedes imaginar… ¿no?

Evidentemente, si tengo que aprender algo de ese NUNCA, es que, como dice Jennifer Hoffman en un texto que encontré en internet hace ya un tiempo…

“¿Alguna vez has dicho que ‘nunca’ más harías algo de nuevo, y seguramente después de pasar por una situación que no acabó demasiado bien?

Quizás te has sentido traicionad@ y has dicho que ‘nunca’ te pondrías de nuevo en esa situación. O quizás un desengaño amoroso y has dicho que ‘nunca’ dejarías que eso te sucediera de nuevo. O quizás tomaste una decisión, no te gustaron los resultados, y dijiste que ‘nunca’ harías eso de nuevo.

Nunca es una palabra muy fuerte que bloquea el flujo de energía y a través de este creamos una gran cantidad de juicios de nosotr@s mism@s que bloquean aún más nuestra energía.

Normalmente las afirmaciones de ‘nunca’ son el resultado de una experiencia difícil, decepcionante o dolorosa. Y aunque puede que no queramos repetir ese evento o situación, los efectos a largo plazo son muy poderosos porque ‘nunca’ es un decreto que bloquea el flujo de energía en esa área de nuestra vida. Muchos juicios están atados a nuestras afirmaciones de ‘nunca’.

Quizás pensemos que fuimos ingenu@s, impotentes o que hicimos elecciones erróneas. Todos estos son juicios y nuestras afirmaciones de ‘nunca’ reflejan algo más que nuestro deseo de no repetir el pasado, ellas son una afirmación de la creencia de que no somos muy buen@s en términos de hacer mejores elecciones, no somos más inteligentes, o más poderos@s o más capaces.”

Me recuerda esos “nunca” que he pronunciado. Por ejemplo, esa relación sentimental que nos deja dolid@s, insegur@s y que se ha vuelto a repetir a pesar del “nunca volverá a suceder”, y todo porque no hemos integrado el aprendizaje que implicaba.

En el día a día vamos madurando y aquello que decimos toma unos matices distintos, porque el pensamiento y el sentimiento se mueven con distintas perspectivas..

Lo que antes fue muy importante y a veces dramático, ahora puede ser que no sea más que una anécdota o una interesante experiencia.

Nunca y siempre son: demasiado tiempo en la juventud cuando crees que te sobra; y demasiado poco cuando te acercas a la vejez.

Lo ideal es no dejar que las palabras nos atrapen en nuestra propia jaula. Dejar opción a cambiar nuestro destino, como dice Iguana Tango en su canción “Siempre Nunca”… “Nunca hay caminos demasiado estrechos, siempre queda tiempo para lo esencial…”

Te dejo el enlace de youtube por si quieres escuchar la canción 😉

Un abrazo

fémina_firma