Soltera y feliz…¿es posible?

A mi amiga le sorprende el tono con el que se utiliza palabra soltera al referirse a una mujer mayor de 30 años.

…¿Y cuantos años dices que tienes? ¿Y no estás casada?….

Según diccionario de la Real Academia Española la definición de soltera: que no se ha casado; y como definición menos usada: suelta o libre.

O sea que si estás viviendo en pareja pero no estás casada, se supone que estás soltera,        y …libre. ¿A qué resulta curioso?

Hace unos cuantos años esto era impensable…Sólo había dos estatus para las mujeres: casada y solterona.

En este párrafo del libro “Yo sola” de Florence Falk, hay una buena diferenciación:

“Había muchas solteras en las novelas que leíamos, pero ciertamente no nos deteníamos a pensar en ellas. En cambio, identificábamos nuestros anhelos y miedos con la heroína, cuyas oportunidades de casarse estaban con frecuencia en peligro. Por lo general, esta heroína tenía la fortuna, la única fortuna aceptable, de ser deseada y finalmente de casarse con el hombre correcto. Ahí era en donde acababa la historia y cerrábamos el libro. Ese era el futuro al cual todas apostábamos”.

Aquí hace referencia al siglo pasado, sin embargo, este concepto sigue latente hoy en día en el subconsciente colectivo. Sólo hemos de mirar películas o incluso las series de tv para jóvenes y no tan jóvenes, donde uno de los objetivos “vitales” para pertenecer al grupo es saber encontrar una pareja que nos haga sentir deseadas y completas.

Al término “solterona” hace referencia en su libro Florence Falk:

      “A día de hoy, ya no llamamos “solteronas” de forma automática a las mujeres que no se casan; ya no es políticamente correcto hacerlo. Pero el arquetipo de la solterona está todavía vivo en nuestro inconsciente: simplemente se ha transformado en la presente encarnación de “mujer sola”, esto es, en la mujer algunas veces silenciosa y afligida, que ha perdido la posibilidad de encontrar una pareja y carga algo de vergüenza y culpa por ello”.

           Y eso contando que ahora más que nunca tenemos independencia económica para optar por opciones que no incluyen el matrimonio. Pero todavía tenemos que ir preparadas para responder a la famosa pregunta de por qué no estamos casadas o evitar las miradas penetrantes al estar sentadas solas en el cine o en un restaurante cenando.

Fíjate en la sinopsis del libro de autoayuda “Dios vuelve en una Harley” de Joan Brady:

“Christine Moore tiene 37 años, cinco kilos de más y un trabajo con demasiadas horas extraordinarias y pocas satisfacciones. Como guinda, permanece soltera y su vida amorosa es sólo un recuerdo difuso de tiempos mejores, cuando su entallado traje de enfermera servía de anzuelo para seducir a jóvenes aprendices de médico”.

 ¿No te parece increíble?

Y podría encontrar tantas y tantas barbaridades… he investigado por la red y he visto en algún blog que recomiendan libros que sin leerlos, puedes imaginar de que va, sólo con el título:

  • “Actúa como una dama pero piensa como un hombre” de Steve Harvey
  • “Si soy tan buena ¿porque estoy soltera?” de María Marín

El punto en común de todos estos autores –según la autora del blog- es que:

      “El hombre es un cazador, cuando consigue a la presa pierde el interés en ella y se va a buscar una presa más difícil”.

Bufs!  Sin comentarios…

O también en algún blog he encontrado algún consejo para solteras, tipo: “Vístete como si no estuvieras soltera

Jajajaja! ¿Y eso cómo se hace? Pues se trata de comprarte lencería sexy…en fin…

¿Y que decir de las mujeres que además de ser solteras son madres? .A ellas hace referencia Lucia Etxebarria en su libro “El club de las malas madres”:

      “La madre soltera sigue llevando el “estigma del pecado”, muchos la ven como a una tonta que se ha dejado engañar. Tendrá que llevar adelante su maternidad ya no sólo contra los mismos vientos y mareas que cualquier otra madre, sino también contra los huracanas de prejuicios aún más crueles”.

      “Mejor ser un “ama de casa desesperada”, como la serie de televisión nos recordaba, que quedarse soltera y abandonada”. Escribe Maureen Dowd, ganadora del premio Pulitzer, columnista en la revista The New York Times y autora de ¿Son necesarios los hombres?”. De formas sutiles y burdas, la predisposición en contra de las mujeres no casadas y sin pareja es más fuerte que nunca. Según ella opina “la solterona, actualizada y remodelada, está vivita y coleando”.

Continuará…

 

2 comentarios en “Soltera y feliz…¿es posible?

  1. Me encanta!!!!. Hay que cambiar la visión de las cosas. Y…. más vale sola que, como en muchos casos, mal acompañada. Así que soltera no….. liberada. Como en todos los casos hay excepciones, pero cada vez más, la mujer sabe vivir sin depender de un hombre.

    View Comment
    1. Hola Mercedes!

      Si, afortunadamente cada día más somos conscientes de nuestra capacidad para elegir con quién queremos compartir nuestra vida!
      Me encanta la expresión de mujer liberada!
      Gracias por tu comentario 🙂

      View Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *