‘Nunca’ puede ser mucho tiempo …

Nunca digas nunca jamás

Hoy he tenido un encuentro fortuito con unas amigas. Lo más curioso ha sido ver la forma en cómo nos hemos dividido en cuanto a formas de pensar y de entender la vida…pero ese tema lo dejaré para otro día 😉

El tema que me ocupa hoy ha sido cómo una de ellas se quejaba de las expresiones de su hijo, de cómo utilizaba palabras desagradables como “mantras”, cuando eso era muy negativo según su opinión.

Y de repente la conversación ha derivado al motivo por el cual se ha divorciado del padre de su hijo…en este tramo de tan sólo 10 minutos ha pasado de ser una persona encantadora y maravillosa animando a su hijo a ser más optimista a casi gritar… “NUNCA volveré a compartir mi vida…!!”

Me ha impresionado sobremanera ese cambio de actitud tan fulgurante, y sobretodo ese NUNCA.

Es cierto que la palabra es puente de comunicación y deberíamos ser muy conscientes de ello. Sin embargo el tiempo y las circunstancias juegan su papel…confundiéndonos a veces..

Me ha hecho recordar las veces en que he usado con rotundidad un “NUNCA” y lo que ha sucedido después…

Ya te puedes imaginar… ¿no?

Evidentemente, si tengo que aprender algo de ese NUNCA, es que, como dice Jennifer Hoffman en un texto que encontré en internet hace ya un tiempo…

“¿Alguna vez has dicho que ‘nunca’ más harías algo de nuevo, y seguramente después de pasar por una situación que no acabó demasiado bien?

Quizás te has sentido traicionad@ y has dicho que ‘nunca’ te pondrías de nuevo en esa situación. O quizás un desengaño amoroso y has dicho que ‘nunca’ dejarías que eso te sucediera de nuevo. O quizás tomaste una decisión, no te gustaron los resultados, y dijiste que ‘nunca’ harías eso de nuevo.

Nunca es una palabra muy fuerte que bloquea el flujo de energía y a través de este creamos una gran cantidad de juicios de nosotr@s mism@s que bloquean aún más nuestra energía.

Normalmente las afirmaciones de ‘nunca’ son el resultado de una experiencia difícil, decepcionante o dolorosa. Y aunque puede que no queramos repetir ese evento o situación, los efectos a largo plazo son muy poderosos porque ‘nunca’ es un decreto que bloquea el flujo de energía en esa área de nuestra vida. Muchos juicios están atados a nuestras afirmaciones de ‘nunca’.

Quizás pensemos que fuimos ingenu@s, impotentes o que hicimos elecciones erróneas. Todos estos son juicios y nuestras afirmaciones de ‘nunca’ reflejan algo más que nuestro deseo de no repetir el pasado, ellas son una afirmación de la creencia de que no somos muy buen@s en términos de hacer mejores elecciones, no somos más inteligentes, o más poderos@s o más capaces.”

Me recuerda esos “nunca” que he pronunciado. Por ejemplo, esa relación sentimental que nos deja dolid@s, insegur@s y que se ha vuelto a repetir a pesar del “nunca volverá a suceder”, y todo porque no hemos integrado el aprendizaje que implicaba.

En el día a día vamos madurando y aquello que decimos toma unos matices distintos, porque el pensamiento y el sentimiento se mueven con distintas perspectivas..

Lo que antes fue muy importante y a veces dramático, ahora puede ser que no sea más que una anécdota o una interesante experiencia.

Nunca y siempre son: demasiado tiempo en la juventud cuando crees que te sobra; y demasiado poco cuando te acercas a la vejez.

Lo ideal es no dejar que las palabras nos atrapen en nuestra propia jaula. Dejar opción a cambiar nuestro destino, como dice Iguana Tango en su canción “Siempre Nunca”… “Nunca hay caminos demasiado estrechos, siempre queda tiempo para lo esencial…”

Te dejo el enlace de youtube por si quieres escuchar la canción 😉

Un abrazo

fémina_firma

6 comentarios en “‘Nunca’ puede ser mucho tiempo …

  1. Hoy he leído tu blog sobre la palabra NUNCA, y he recordado una frase que decía mi abuela “Nunca digas de este agua no beberé”. Pienso que tienen bastante parecido el significado de las dos. La palabra ‘Nunca’ duele cuando la recuerdas que la aplicaste a una situación y después no fuiste capaz de cumplirla.

    View Comment
    1. Hola Montse!!

      Es cierto que a veces decimos cosas que después no podemos cumplir. Creo que es importante relativizar y no anclarnos en promesas no cumplidas. Todo pasa y lo que no pudimos hacer en su momento, quizás ahora sí estemos en situación de realizarlo. Ayuda mucho si al mirar hacia atrás aprendemos de lo ocurrido, sin aferrarnos, y disfrutando de lo que ahora sí tenemos.

      Muchas gracias por tu reflexión, y bienvenida a los comentarios!! 🙂
      Un abrazo

      View Comment
  2. Hola Ángeles
    Para mi la palabra ‘nunca’ pienso que no se debe decir; te lo digo por mi misma he pasado tantas cosas en vida, que pensándolo en frío llego a la conclusión de que todo pasa por algo, y que de todo se aprende y te hace más fuerte; y mí conclusión es que he tenido mucha suerte con todo lo que tengo.
    Besos y como siempre darte las gracias por tan buenas reflexiones.

    View Comment
    1. Hola Puri!

      A veces pronunciamos palabras sin tener conciencia de lo que queremos expresar realmente. Y por supuesto, la vida y sus vivencias nos hacen reflexionar sobre muchas de ellas.
      Yo creo que hay cosas que pasan para poder aprender de ellas y así vivir nuestra vida de una forma más consciente y plena.
      Muchas gracias a ti por seguirme.
      Siempre es un placer leer tus reflexiones!! 🙂
      Un abrazo

      View Comment
  3. BUENÍSIMO. Totalmente identificada. Lo utilizaba mucho cuando era más joven. Ahora si por casualidad lo utilizo que procuro no hacerlo. Rectifico de inmediato porque la vida me ha enseñado que basta que digas algo que nunca harás para que a la primera de cambio y no mas tarde te suceda exactamente lo que “nunca” harías. Así que creo es una palabra que debería obviarse .
    Además como dices también nos condiciona al darnos cuenta que somos débiles por no mantenernos en nuestra decisión.

    View Comment
    1. Hola Mercedes!

      A veces no somos conscientes de la energía que ponemos en nuestras palabras. Y muchas veces la palabra “Nunca” se pronuncia como sentencia, y entonces la opción de cambio es realmente complicada.
      Mejor no nos cerremos puertas, porque en ocasiones hemos de hacer cambios en nuestra vida para avanzar en una dirección totalmente opuesta a la que teníamos pensada.

      Muchas gracias por tu reflexión!!

      Un fuerte abrazo! 🙂

      View Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *