La risa y la sonrisa

Soy una defensora de la sonrisa, de sonreir porque sí, sin motivo aparente, a pesar de esos momentos en los que el ánimo no me acompaña o el mundo se empeña en  arrancármela de la cara.

Como  soy  una  persona  inquieta  y curiosa,  he indagado  un poco  a ver si  es  que soy una “frikie” o sencillamente forma parte de mi carácter esta forma de pensar.

He encontrado un texto en el libro de Reiki de José Mª Jiménez Solana que me ha encantado, ya que se acerca mucho a mi forma de vivir la sonrisa:

“La sonrisa tiene el poder de transmitir amor y energía positiva hacia quien va dirigida, ya que una sonrisa siempre es un signo de amor y de fraternidad universalmente aceptado. Al sonreir transmitimos energía amorosa y curativa, y el que la recibe se siente acogido y reconfortado por ella. Sonreirte a ti misma aceptándote como eres y queriéndote por ello es como estar permanentemente debajo de una cascada de amor que sientes fluir placenteramente sobre todo tu ser”. (¡¡Me encanta la expresión de una cascada de amor!!)”. El autor en este caso se refiere a una meditación que llama “La Sonrisa Interior”.

La sonrisa y la risa forman parte del idioma universal. Está demostrado que nos favorece en todos los ámbitos de nuestra vida diaria, Elsa Punset en su libro “Una mochila para el Universo” también hace referencia :

“La risa te hace sentir bien, es una recompensa que nos da la naturaleza. Cuando te ríes, generas neurotransmisores y hormonas como la dopamina o las endorfinas, se excita todo el cuerpo y se relajan los músculos. También fomenta la colaboración y la cohesión social porque une a las personas, las entretiene y por tanto las incita a colaborar. La risa también potencia la creatividad, ya que en el humor jugamos con ideas o conceptos de manera creativa”.

¡¡¡Imagínate la de ventajas que tiene!!!

¡¡Ojo!! Eso no quiere decir que fuerces o que seas sarcástic@ porque el humor agresivo no ayuda a tener amig@s, ni tampoco que te burles exageradamente de ti mism@ para hacer reír a los demás. Porque en una ocasión, alguna amiga me dice que hay veces que sonríe para que nadie le tenga lástima; ella piensa que nadie tiene que saber de sus penas, pero que la procesión la lleva por dentro.

A medida que nos hacemos adultos y con el ritmo de vida actual, perdemos la capacidad de sonreír sin motivo. Elsa Punset  comenta en su libro que según estudios realizados, los humanos cuando son niños, ríen unas trescientas veces al día; de adultos, sólo reímos unas diecisiete veces. ¡¡¡Menuda diferencia!!!

Estudios como los de Paul Ekman, dicen que “si ponemos cara de felicidad, aunque NO estemos felices, nos sentimos un poco más felices”. La cara es como un termostato y según se cambia, se altera la “temperatura” emocional.

Ya lo dice el refrán: “La cara es el espejo del alma”

Audrey Hepburn una de mis actrices favoritas, dijo:

“Creo que la risa es el mejor quemador de calorías. Creo en besar, besar mucho. Creo en ser fuerte cuando todo parece que va mal. Creo que las chicas felices son las más bellas. Creo que mañana es otro día, y creo en los milagros”.

¡¡¡O sea…es bueno para mi cuerpo, para mi interior, para mi cohesión social, para mi creatividad, para quemar calorías y encima….ES GRATIS!!!

¿Qué más puedo pedir??  🙂

 

sonrisa

 

2 comentarios en “La risa y la sonrisa

  1. Hola, estoy totalmente de acuerdo con lo que dices a cerca de la sonrisa. Siempre he creído que con ella puedes llegar a muchos sitios, ya sean físicos o del alma de otras personas.

    View Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *