Cuentos, fábulas, mitos y relatos

Cuentos, fábulas, mitos y relatos

Fábula designa una narración breve, de carácter didáctico-moral, protagonizada por animales. De ella se desprende una enseñanza, o moraleja de validez universal; y los animales y cosas inanimadas que hablan o actúan encarnan vicios y virtudes propias de los hombres y mujeres a los que van dirigidas.

La palabra cuento (del término latino compŭtus, que significa “cuenta”), hace referencia a una narración breve de hechos imaginarios. Es una de las formas más antiguas de literatura popular de trasmisión oral. De hecho, el cuento apareció como una necesidad del ser humano de conocerse a sí mismo y dar a conocer al mundo acerca de su existencia. Los primeros cuentos eran de origen folclórico, se trasmitían oralmente y tenían infinidades de elementos mágicos. Su origen circunda entre lo mitológico o histórico.

En sus orígenes el mito (del griego mythos, «relato», «cuento») es un relato oral que se refiere a acontecimientos prodigiosos, protagonizados por seres sobrenaturales o extraordinarios, tales como dioses, semidioses, héroes, monstruos o personajes fantásticos, los cuales buscan dar una explicación a un hecho o un fenómeno. Cuando, en la antigüedad, las explicaciones científicas comenzaron a competir con las míticas, el término mito adquirió un contexto peyorativo, que comenzó a utilizarse como sinónimo de una creencia extendida pero falsa o de una patraña.

Un relato es un conocimiento que se transmite, por lo general en detalle, respecto a un cierto hecho, pueden ser ficcionales o representar personas o sucesos históricos.

Según Clarissa Pinkola en su libro “Mujeres que corren con los Lobos”

“Los cuentos de hadas, mitos y relatos proporcionan interpretaciones que aguzan nuestra visión y nos permiten distinguir y reencontrar el camino trazado por la naturaleza “salvaje” (vivir la existencia natural, con la integridad innata y los límites saludables).

Las enseñanzas que contienen nos infunden confianza: el camino no se ha terminado sino que sigue conduciendo a las mujeres hacia el conocimientos cada vez más profundo de sí mismas.

Como medicina tienen un poder extraordinario, engendran emociones, tristeza, preguntas, anhelos y comprensiones.

A lo largo del tiempo, se perdieron muchos relatos didácticos sobre el sexo, el amor, el dinero, el matrimonio, el nacimiento, la muerte y la transformación. Casi todas las viejas colecciones de cuentos de hadas y mitos que hoy en día se conservan se han expurgado de todo lo escatológico, lo sexual, lo perverso (incluso las advertencias contra todas estas cosas), lo precristiano, lo femenino, las diosas, los ritos de iniciación, los remedios para los distintos trastornos psicológicos y las instrucciones para los arrobamientos espirituales.”

Así que disfrutemos de la posibilidad de aprender a través de ellos. 🙂

Un abrazo