Archivos de la categoría Reflexiones

Reflexiones, una parada para pensar detenidamente y sacar conclusiones.

Un poema y una falsa carta de despedida.

Hay textos y escritos, que sin saber por qué se hacen “virales” en este mundo de las redes sociales. Y “La marioneta”, del mexicano Johnny Welch, es uno de ellos.

Este poema fue erróneamente atribuido a Gabriel García Márquez, y por ello ha dado la vuelta al mundo. En realidad nadie sabe cómo ni cuándo empezó a decirse que el poema lo había escrito el premio nobel colombiano.

El periódico más importante de Perú, La República, saca un encabezado diciendo que el poema La Marioneta es la obra póstuma de García Márquez y que se lo está dejando a sus amigos en el momento en que está tratándose de cáncer en un hospital en Los Angeles.

Esto llevó a que García Márquez convocara a una rueda de prensa para aclarar el tema.

“Dijo: Señores, yo quiero decirles que estoy vivo y que lo único que me podría matar es que digan que yo escribí algo tan cursi“.

En junio del año 2001 Johnny Welch recibió en su casa a Gabriel García Márquez para conversar acerca del famoso poema que los había unido.

Y el final de la charla es digno de un relato del mismo García Márquez.

“…Hasta que llegó un momento en que le dije: ‘Maestro, el hecho de que usted esté aquí frente a mí no puede ser una casualidad, son muchas casualidades’. Y me contestó: ‘No Johnny, esto no es una casualidad, esta es una historia que tenía que ser'”.

Originario de la ciudad de México, Johnny Welch, se define como “integrante del show business”. Con un ingenio particular ha escrito guiones para televisión, comerciales y divertidas rutinas para sus espectáculos en vivo.

Es licenciado en Derecho, también escritor, cómico… y ventrílocuo. Ha dado vida a más de veinte personajes que se presentan en sus actuaciones de forma alternativa, uno de estos personajes es Don Mofles, personaje bromista y divertido.

Cuando le preguntaron por qué escribió el famoso poema : “Sentí la necesidad de transmitirle al público algo serio, del alma, del corazón, así que un día decidí escribirlo. Y escribí La Marioneta”.

 Poema “La Marioneta”

Si por un instante Dios se olvidara de que soy una marioneta de trapo y me regalara un trozo de vida, posiblemente no diría todo lo que pienso pero, en definitiva pensaría todo lo que digo.

Daría valor a las cosas, no por lo que valen, sino por lo que significan.

Dormiría poco y soñaría más, entiendo que por cada minuto que cerramos los ojos, perdemos sesenta segundos de luz.

Andaría cuando los demás se detienen, despertaría cuando los demás duermen, escucharía mientras los demás hablan, y cómo disfrutaría de un buen helado de chocolate…

Si Dios me obsequiara un trozo de vida, vestiría sencillo, me tiraría de bruces al sol, dejando al descubierto no solamente mi cuerpo sino mi alma.

Dios mío, si yo tuviera un corazón…

Escribiría mi odio sobre el hielo, y esperaría a que saliera el sol.

Pintaría con un sueño de Van Gogh sobre las estrellas un poema de Benedetti, y una canción de Serrat sería la serenata que ofrecería a la luna.

Regaría con mis lágrimas las rosas, para sentir el dolor de sus espinas, y el encarnado beso de sus pétalos…

Dios mío, si yo tuviera un trozo de vida…

No dejaría pasar un solo día sin decirle a la gente que quiero, que la quiero.

Convencería a cada mujer de que ella es mi favorita y viviría enamorado del amor.

A los hombres les probaría cuán equivocados están al pensar que dejan de enamorarse cuando envejecen, sin saber que envejecen cuando dejan de enamorarse.

A un niño le daría alas, pero dejaría que el solo aprendiese a volar.

A los viejos, a mis viejos les enseñaría que la muerte no llega con la vejez sino con el olvido.

Tantas cosas les he aprendido a ustedes los hombres…

He aprendido que todo el mundo quiere vivir en la cima de la montaña sin saber que la verdadera felicidad está en la forma de subir la escarpada.

He aprendido que cuando un recién nacido aprieta con su puño por vez primera el dedo de su padre, lo tiene atrapado para siempre.

He aprendido que un hombre únicamente tiene derecho de mirar a otro hombre hacia abajo, cuando ha de ayudarlo a levantarse.

Son tantas cosas las que he podido aprender de ustedes, pero finalmente de mucho no habrán de servir porque cuando me guarden dentro de esta maleta, infelizmente me estaré muriendo…

Del libro “Lo que me ha enseñado la vida”

En este video de YouTube puedes ver a la famosa marioneta narrando el poema.

 https://youtu.be/jetlsd-ovC8

 

Una tierna poesía que nos ayuda a valorar el tesoro que poseemos los que gozamos de salud y estamos llenos de vida.

 

Un abrazo

¿Qué refleja tu espejo?

Lo que ves en tu espejo

Las niñas utilizan el espejo muy a menudo…de pequeñas nos maravilla, es algo mágico, nos miramos sin malicia, libres…de adolescentes lo observamos y evaluamos de acuerdo a una imagen idealizada en nuestra mente de cómo tendríamos que vernos, pasamos de admirar nuestras pestañas, nuestra melena, o la curva del cuello y al minuto siguiente nos desanimamos y frustramos sin más.

Y la sensación de que ha sido como una amiga que ha estado en todos nuestros momentos, en los de duda, en los de “disfrazarnos” según nuestra cantante favorita, las coreografías, las confesiones, las charlas.

Hay momentos en el que al mirarnos da la sensación de que miramos el mapa de un país desconocido…buscamos espinillas, inspeccionamos las patas de gallo, esta sombra que veo sobre el labio…¡¡depilación!! jajaja

En otras ocasiones utilizamos a los demás como “espejos”: padres, amistades, profesor@s, jef@s,…nos vemos reflejadas según su visión sobre nosotras mismas, aquí es donde hemos de preguntarnos si encontramos buenos espejos para reafirmarnos.

¿Nos miramos fuera de nosotras para validarnos y medir nuestra autoestima sólo a través de los ojos de los demás?.

Es bueno guiarnos por un buen espejo. El hecho de depender de la forma en que los otros nos ven se convierte en un problema. Aprender a valorarnos es el mejor remedio contra los reflejos negativos de los demás.

¿Qué ocurriría si NO existiesen los espejos? En alguna ocasión me he levantado alegre, contenta, feliz, a gusto conmigo misma. Me he vestido según la ropa que me ha apetecido, cómoda y ligera. Si sales a la calle y te miras en los escaparates, si te hacen alguna foto con el móvil, si te miras a través de otras personas…¿qué ocurre? Pues te aseguro que mi percepción ha cambiado muchas veces. ¡¡Es de locos!! Soy la misma que hace un rato y aún así me siento diferente, y muchas veces…peor.

Este texto de Marlo Morgan en su libro “Las voces del desierto” lo define muy bien…

“El hecho de no tener un espejo en todo ese tiempo pareció causar un impacto en mi conciencia. Era como caminar dentro de una cápsula con agujeros para ver. Yo siempre estaba mirando hacia fuera, a los demás, observando que relación tenían con lo que yo estaba haciendo o diciendo. Por primera vez, me parecía que llevaba una vida totalmente honesta. No vestía cierta ropa, como se esperaba de mí en el mundo de los negocios. No me maquillaba. No había fingimiento ni confrontación de egos para acaparar la atención. En el grupo no se chismorreaba y nadie intentaba superar a nadie.

Sin un espejo que me devolviera espantada a la realidad, experimentaba la sensación de sentirme hermosa. Evidentemente no lo era, pero yo me sentía hermosa. La gente de la tribu me aceptaba tal cual, me hacía partícipe, única y maravillosa. Yo estaba aprendiendo cómo se siente una persona cuando la aceptan sin condiciones.”

El reflejo del espejo se acerca a MI realidad.

 

“Los discípulos sabios actúan por imitación. Pero a menudo seguimos los pasos de las personas que tenemos más cerca en la distancia y en el tiempo, y las figuras que elegimos como modelos no siempre son las mejores ni las más nobles, sino tan sólo las que más conocemos.” dice la editora Harriet Rubin.

¡Vive la alegría, la aventura de esa mujer que ERES más allá de la imagen reflejada en el espejo!.

 

Un abrazo

El viaje de la vida: envejecer

¿Te asusta envejecer?

Es algo a lo que muchas personas temen. Para mí saber envejecer con dignidad es uno de los mayores logros personales que una persona puede adquirir. Las arrugas esconden años de experiencias, secretos ocultos, momentos, carcajadas, dolores. Forman parte de mi vida, de quien soy ahora. De la persona en quien me he convertido.

Dice Eduardo Punset

“Steven Piker me enseñó que cualquier tiempo anterior fue peor. A lo largo de nuestras vidas, nuestra biología se transforma y tenemos que adaptarnos a lo que nos marca el cuerpo. Nos pide cambiar, pero a muchos nos cuesta horrores hacerlo.

Cuando nacemos somos puro instinto y emoción, pasamos por una convulsa adolescencia donde intuición, razón e impulsos hormonales entran en conflicto a diario. Superada esta montaña rusa emocional, intentamos encontrar nuestro lugar en el mundo. En la mediana edad (entre 40 y 60), los humanos estamos en uno de nuestros mejores momentos en cuanto a salud, inteligencia y relaciones, tal y como supo revelarme David Banbridge. Y en la vejez, nos liberamos de ataduras laborales y de levantar a los hijos.”

añorar el pasado

Brian Weiss hace una reflexión sobre la muerte:

“¡Qué poderoso es el miedo a la muerte! Llegamos a grandes extremos para evitarlo: crisis de madurez, aventuras amorosas con personas más jóvenes, cirugías estéticas, obsesiones con la gimnasia, acumulación de bienes materiales, procreación de hijos que lleven nuestro nombre, esforzados intentos de ser cada vez más juveniles, etc.

Nos preocupa horriblemente nuestra propia muerte; tanto que, a veces, olvidamos el verdadero propósito de la vida.”

Y es que es curioso que casi siempre pensamos que todo podría haber sido mejor, no peor.

Y ya lo dice Gabriele Romagnoli: “Hay que vivir más ligero de equipaje” y no sólo de cosas materiales. Llevamos el peso en la espalda de los pensamientos tipo “mi vida podría haber sido diferente si me hubiera casado con aquella otra persona o hubiera escogido ese otro trabajo…”.

Renunciar a las certezas, ya que todo cambia, incluso nuestros sentimientos. Saber con certeza es no saber. La duda nos ayuda a crecer.

De joven estás muy influenciado por la sociedad, quieres tener (carisma, trabajo, coche…); con los años, si reflexionas, eres más libre. Es importante saber escoger, pero también saber apartar. Y a veces perder es encontrar.

Para que el viaje de la vida sea lo más satisfactorio posible, mira estas claves que Ralph Waldo Emerson definió:

– Reír a menudo y mucho

– Ganar el respeto de gente inteligente y el cariño de los niños

– Conseguir el aprecio de críticos honestos y aguantar la traición de falsos amigos

– Apreciar la belleza

– Encontrar lo mejor en los demás

– Dejar el mundo un poco mejor, sea con un niño saludable, una huerta o una condición social redimida

– Saber que por lo menos una vida ha respirado mejor porque tú has vivido.

Eso es tener éxito.

No luchar en aparentar una edad que no es la nuestra, ¿qué alternativa nos queda? mejor mirarse al espejo y vivir al compás del momento vital en que te encuentras. Aquí y ahora.

Y a ti…¿te asusta envejecer?

Un abrazo

mi-firma

¿Se cumplen tus deseos?

¿Te has parado a pensar en cómo expresas tus deseos?

Desde diversas Escuelas y libros se desliza la teoría de que el Ser Humano es Co-creador de su realidad a través de sus Pensamientos y Creencias.

El hecho de NO PENSAR en “ALGO” no va a hacer que deje de existir… pero el hecho de prestarle nuestras emociones y pensamientos (energía) a ciertos conceptos, hacen que estos tengan más potencia, se manifiesten y se precipiten activamente sobre el mundo.

Los pensamientos son pulsaciones de frecuencia extremadamente alta que se mueven a mayor velocidad que la del sonido e incluso de la luz.

Según Wayne Dyer, “…solemos decir piensa positivamente y obtendrás resultados positivos. Pero el pensamiento también crea trabas que producen resultados negativos. No se trata de lo que me parece que me falta en la vida, sino de lo que tengo firme intención de atraer a mi vida y que se manifieste en ella, sin dudas, sin palabrería, sin explicaciones”.

Si te pasas todo el tiempo pensando en lo que te falta, eso es lo que se expande en tu vida.

Todo pensamiento que te haga retroceder es un impedimento para que manifiestes tus deseos.

femina_lampara_deseos

 

 

“…¿Hablaban en serio? ¿Atravesar el desierto de Australia, con apenas ropa, sin calzado y sin más?…Me eché a reír. Era una broma mía, personal. ¿Cuántas veces había dicho que quería ganar un viaje exótico con todos los gastos pagados? Ahí lo tenía, con provisiones incluidas. Ni siquiera tenía que llevarme el cepillo de dientes. No era lo que yo había pensado, desde luego, pero sí lo que había expresado más de una vez. Mi madre solía decirme “Elige con prudencia, porque lo que pides podría ser muy bien lo que  recibas.”(Marlo Morgan ‘Las Voces del Desierto’)

La clave es CONTEMPLAR desde DÓNDE sitúas tus deseos. Es importante hacer dos cosas: no juzgar, y ser sincer@ sobre el VERDADERO objeto del deseo. Quizás al desear riqueza, nunca hemos expresado riqueza monetaria (tal vez porque moralmente nos sentimos culpables al declarar abiertamente este deseo) y tenemos mucha riqueza en forma de amistades, hijos, familia, entorno, mundo interior.

El deseo y la pasión son el motor de la evolución y del cambio. Según Joe Dispenza “tienes que tener el deseo y la pasión de traspasar los límites de tu propia zona de confort”.

Ten la certeza de que confiando continuamente en tu intención, se materializarán tus suposiciones.

Estate atent@, pues, y comienza ahora mismo, imagina tan sólo lo mejor para ti. Puedes cambiar tu actitud y tu perspectiva por completo. En mi caso, me ayuda mucho, parar y hacer introspección, para saber qué quiero exactamente de la vida, hoy, ahora. Valorar mi pasado, mis experiencias y utilizarlas a mi favor para crear mi futuro.

¿Cómo te levantas cada día? ¿Cuál es tu primer pensamiento? Desear y proyectar el nuevo día con intención de abundancia y bienestar puede ser un buen comienzo… 😉

¿Qué es lo que de verdad deseas?

 

Un abrazo

mi-firma

Tiempo…¿cómo lo valoramos?

El tiempo de Mario Andrade…

Esta semana me gustaría compartir un texto muy especial que encontré.

Ya hace tiempo que mi propósito es fluir con personas que buscan soluciones antes que aferrarse a la queja. Quien me conoce, sabe que soy una persona práctica y que no me gusta perder el tiempo en filosofar sin sentido.

Mi tiempo es valioso y no quiero perderlo con personas que no me hacen bien.

Aunque no siento que mi vida esté acabando, sí siento que soy más madura y que debo aprovecharla de forma optimista y dentro del amor.

Deseo que te inspire tanto como a mí.

Un abrazo

mi-firma

Ya no tengo tiempo….

femina-Andrade “Conté mis años y descubrí, que tengo menos tiempo para vivir de aquí en adelante, que el que viví hasta ahora…

Me siento como aquel niño que ganó un paquete de dulces: los primeros los comió con agrado, pero, cuando percibió que quedaban pocos, comenzó a saborearlos profundamente.

Ya no tengo tiempo para reuniones interminables, donde se discuten estatutos, normas, procedimientos y reglamentos internos, sabiendo que no se va a lograr nada.

Ya no tengo tiempo para soportar a personas absurdas que, a pesar de su edad cronológica, no han crecido.

Ya no tengo tiempo para lidiar con mediocridades.

No quiero estar en reuniones donde desfilan egos inflados.

No tolero a manipuladores y oportunistas.

Me molestan los envidiosos, que tratan de desacreditar a los más capaces, para apropiarse de sus lugares, talentos y logros.

Las personas no discuten contenidos, apenas los títulos.

Mi tiempo es escaso como para discutir títulos.

Quiero la esencia, mi alma tiene prisa…

Sin muchos dulces en el paquete…

Quiero vivir al lado de gente humana, muy humana.

Que sepa reír, de sus errores.

Que no se envanezca, con sus triunfos.

Que no se considere electa, antes de hora.

Que no huya, de sus responsabilidades.

Que defienda, la dignidad humana.

Y que desee tan sólo andar del lado de la verdad y la honradez.

Lo esencial es lo que hace que la vida valga la pena.

Quiero rodearme de gente, que sepa tocar el corazón de las personas…

Gente a quien los golpes duros de la vida, le enseñó a crecer con toques suaves en el alma.

Sí… tengo prisa… por vivir con la intensidad que sólo la madurez puede dar.

Pretendo no desperdiciar parte alguna de los dulces que me quedan…

Estoy seguro que serán más exquisitos que los que hasta ahora he comido.

Mi meta es llegar al final satisfecho y en paz con mis seres queridos y con mi conciencia.

Espero que la tuya sea la misma, porque de cualquier manera …llegarás.”

 

Mario de Andrade

Poeta, novelista, ensayista y musicólogo brasileño.

Religión y espiritualidad

Religión y espiritualidad, ¿es lo mismo?

Actualmente estamos en un periodo de retroceso ideológico.

¿Aprendemos algo humano de la crisis? ¿Nos hemos centrado en como salir de la crisis económica pero no de la crisis de valores?

Quizás si la gente desea creer en el cielo es porque ya no cree en gran cosa en la tierra.

Como dice Brian Weiss en su libro “Muchas vidas, muchos maestros”…“Casi todos recitan plegarias en sus iglesias, en las sinagogas, mezquitas o templos, plegarias que proclaman la inmortalidad del alma. Sin embargo, terminados los ritos del culto vuelven a sus caminos competitivos, a practicar la codicia, la manipulación y el egocentrismo. Estos rasgos retrasan el progreso del alma.”

Mi pregunta es, ¿somos conscientes de lo que podríamos llegar a conseguir simplemente teniendo consciencia y respeto por nuestros iguales?

En las tradiciones paganas, el culto a la naturaleza es más importante que la reverencia a los libros sagrados. Existen muchas doctrinas filosóficas -como el taoísmo o el budismo- que eliminan la idea de la distinción entre el creador y la criatura. La gente ya no intenta descifrar el misterio de la vida, sino formar parte de él.

Según estas tradiciones la persona es capaz de vivir sin una religión instituida, y al mismo tiempo continuar la búsqueda espiritual para justificar su existencia.

femina_vivir_einstein

Sigue leyendo Religión y espiritualidad

Vivir es una aventura

La aventura de vivir tu vida

¿Te ha pasado alguna vez como si hubieses tenido la “misma relación de pareja” con personas distintas?

¿Te has tropezado con el mismo tipo de jef@ una y otra vez?

¿Has notado que el mismo problema se repite con amig@s diferentes?

Hace mucho tiempo vi una película titulada Atrapado en el tiempo, que la interpretaba el actor Bill Murray, en la cual se despertaba siempre en el mismo día hasta que se acababa aprendiendo todas las lecciones que le tocaban ese día. ¿Te suena familiar?

Y es uno de esos desafíos a los que nos enfrentamos para aprender: liberarnos de las conductas que aprendimos como forma de protección personal.

Quedarnos como estamos no nos ayuda a madurar, pero está claro que es mucho más cómodo. El cambio da miedo.

Sigue leyendo Vivir es una aventura

Creencias que nos detienen

Esas creencias que nos expanden o nos limitan

Nuestras creencias pueden hacer que disfrutemos de nuestra vida… pero también pueden dificultar nuestro paso por ella.

Elsa Punset nos dice en su libro “Una mochila para el Universo”

“Mirada con poca perspectiva, esta vida nos puede parecer muy confusa y nuestros comportamientos humanos impredecibles. Nos pasamos los días ensayando en qué cajitas mentales podríamos encajar a las personas, los objetos y las experiencias que vamos acumulando, principalmente porque NO nos han enseñado un sistema más sensato.

Para enfrentarnos a ese caos mental y emocional, quizás adoptemos algunas creencias inmutables construidas al hilo de la interpretación de experiencias personales más o menos afortunadas, de refranes populares y de las opiniones de nuestros padres, que tampoco tuvieron método ni ayuda para organizar sus propias cajitas.”

Poca cosa se ha hecho en la vida si lo que crees a los siete años sigue siendo lo que sientes a los treinta y siete. Es necesario desprenderse de viejas ideas, costumbres, opiniones y, a veces, incluso de viej@s compañer@s.

femina_eres_haces

No pueden recibirse cosas nuevas si no hay espacio para ellas. Alguien parece y se siente más joven cuando se despoja de su antiguo bagaje, aunque no lo es…por supuesto.

Considero que realmente nadie se conforma indefinidamente con una creencia; necesitamos verificar las opiniones confrontándolas con nuestra vida real. Lo que ayer estuvo bien, quizás ya no lo está hoy; y quien sabe lo que estará bien mañana. La confianza ciega puede llevar a la pérdida de la verdadera identidad y no permite que la persona decida libremente.

Lo que está bien y lo que está mal se basa en un conjunto de reglas que han ido evolucionando a partir de enseñanzas, valores culturales y conveniencia política. Todas ellas provienen de fuera de nosotr@s mism@s, de nuestras creencias culturales.

Como dice Miceal Ledwith:

“¿Cuál es la diferencia entre creencia y conocimiento? Bueno, creemos en una cosa por la autoridad con que está investida, ya sea de una persona o de otra cosa. Tenemos conocimiento sobre algo cuando lo hemos experimentado personalmente; por ejemplo, si hubiéramos andado sobre el agua, sabríamos que es posible hacerlo y jamás volveríamos a ponerlo en duda. Pero si solamente nos lo creemos porque alguien lo dice, bueno, entonces, es sólo filosofía, una abstracción; para evolucionar, es imprescindible transformar la creencia en conocimiento, o en experiencia, o en sabiduría”.

Y… SI, tengo creencias:

Creo que todo el mundo tiene inquietudes ocultas y talentos no descubiertos.

Creo en meditar sobre mis acciones que hago y en la medida que éstas afectan a otras personas.

Creo en aprender de todos los seres humanos y de la naturaleza sobretodo, detenerme de vez en cuando y dar gracias por ello.

¿Y tú que crees?

firma