Adicciones a la carta

¿Qué adicciones vives en el día a día?

Tod@s hemos escuchado hablar de las adicciones, ¿pero adict@s a qué?
Casi siempre pensamos que nos referimos a las drogas, al tabaco o al alcohol; pero hay más tipos de “enganches” de los que imaginamos.

Según Elsa Punset, hay investigaciones que aseguran que “revisar los mensajes de Twitter o de Facebook y responder a un email podría causar más adicción que el alcohol o el tabaco. La tentación de saber qué pasa a nuestro alrededor es otra necesidad atávica muy difícil de resistir”.

El Dr. Joe Dispenza en su libro “Deja de ser tu” nos habla de la adicción a “ser alguien

“Nos encanta sentir el torrente de energía generado por nuestros problemas. La mayoría nos hemos vuelto adictos a los problemas y las condiciones de nuestra vida que nos producen estrés. Tanto si es por un trabajo mal remunerado o una relación sentimental insatisfactoria, no queremos resolver nuestros problemas porque reafirman nuestra imagen de ser alguien, alimenta nuestra adicción a las emociones de baja frecuencia.

El bombardeo continuo de la publicidad nos empuja a buscar la satisfacción en cosas externas, coches, dinero, fama…pero la realidad es que sólo podremos encontrar el verdadero bienestar en nuestro interior.

Y cuando la novedad de acumular cosas nuevas pierde su encanto y ya no funciona, ¿que es lo que solemos hacer?. Buscar cosas de mayor importancia, pasar al siguiente nivel y las estrategias de evasión se convierten en adicciones.

“Si me drogo o bebo lo suficiente, esta sensación desaparecerá. Me divertiré con vídeo juegos. Comeré hasta no poder más. Me compraré un montón de cosas, porque cuando lo hago (aunque no tenga demasiado dinero) me olvido de lo vací@ que me siento”.

Sea cual sea la adicción , seguimos creyendo que algo exterior eliminará ese molesto sentimiento de vacío interior. Y como nos hace sentir bien, nos gusta. Por eso rechazamos lo que es desagradable o doloroso y buscamos lo que nos resulta agradable, cómodo o placentero.

A medida que la excitación de las drogas estimula el centro del placer del cerebro, el cuerpo se inunda de sustancias químicas como resultado de la experiencia estimulante. El problema está en que cada vez necesita una dosis mayor que la anterior.

¿Te suena alguna de estas situaciones?

  • Estados emocionales destructivos
  • Las mismas situaciones una y otra vez
  • Incapacidad para cambiar
  • Sentirse impotente para crear algo nuevo
  • Ansia profunda de ciertas respuestas emocionales
  • Voces en la cabeza que dicen: “Quiero. Dame, dame”
  • Decir que nunca harás algo otra vez y hacerlo luego, tres horas después

Los científicos han descubierto que, con el uso repetido de la misma emoción ocurre lo mismo que con el uso repetido de la heroína: los receptores opiáceos del cuerpo empiezan a esperar, e incluso anhelar, ese ‘péptido’ en particular y el cuerpo se hace adicto a esa emoción.

La cuestión es que la verdadera felicidad no tiene nada que ver con el placer porque depender de cosas tan estimulantes para sentirnos bien sólo nos aleja de la auténtica dicha.

 

Todo el mundo es adicto a algo, y todo el mundo, tiene capacidad para cambiar adicciones.

Cuanto mejor nos conozcamos y más conscientes seamos de nuestro estado de ánimo y de los efectos de nuestras conductas automáticas, más fácil nos resultará valorar la situación en la que nos encontramos, y con ello armonizar nuestras emociones, analizar de manera realista nuestras opciones y tendremos mejor criterio a la hora de elegir el camino a seguir para alcanzar la meta que nos proponemos.

Dejarnos ayudar por un grupo, o una persona que nos acompañe en el proceso, es saludable y muy positivo. Compartir experiencias, y saber que no “soy la única persona que sufre esto…”.

 

¿Conoces tus adicciones?

6 comentarios en “Adicciones a la carta

  1. Contestando al blog de esta semana :
    Esta semana pasada he estado con un virus, tipo gripe. El diagnóstico ha sido variado depende del día. Me he medicado durante una semana Paracetamol e Ibuprofeno. Tengo una dolencia lumbar. Estos días con este tratamiento la espaldita estaba de coña. Ya me había acostumbrado a estar sin analgésicos para las molestias de espalda, pero pero pero…….que ha pasado al dejar la medicación mi espalda ha dicho! Eh! que no te estás tomando esto que me iba tan bien. Resumiendo en una semana me había vuelto adicta.
    Otra anécdota está divertida. Durante 11 años he estado trasladándome a Barcelona donde trabajaba, y la estación de Paseo de Gracia hay una cafetería en la cual siempre me tomaba un café con leche, no podía prescindir de él, me volví adicta al café con leche de las 18,30h.
    Un beso gracias Angeles. ?

    View Comment
    1. Hola Montse!
      Muchas gracias por tu comentario.
      Una vez más agradecerte tu entusiasmo, ganas de mejorar y de hacer. Lo mejor de todo, el cambio que estás experimentando, al conectar contigo misma y tus sentimientos.:)
      Enhorabuena!!
      Un SUPER abrazo!! 😉

      View Comment
  2. Es verdad a veces nos hacemos adictos a cosas que no son comunes , por esa misma razón no somos conscientes de que tenemos esa adicción, por muy simple que sea es así. A mi me ha ocurrido con caramelos Halls , llego un momento que me comía barras enteras al día, la sensación de morder el caramelo y su frescor me encantaba y cuando me faltaba ese efecto iba a por otro , luego me di cuenta que no me hacía bien , tuve ardor en el estómago y mis dientes también lo notaron , lo deje , será también que tenía 15 años menos jaja . Tenemos que estar atentas y como dices Angeles, tener con quien hablar y compartir asuntos que nos alteren es muy aconsejable y saludable , al menos a mi me funciona.Gracias guapa !!

    View Comment
    1. Hola Geraldine!
      Es cierto, incluso el hecho de sentarte a una hora determinada delante de la TV con unas pipas, palomitas, dulces, etc. Creamos hábitos que a veces no somos conscientes! Lo importante es que estos hábitos no nos dañen, como bien comentas en tu caso que después tenías ardor de estómago, o en mi caso, he de controlar las veces que tomo un cortado…jajaja.
      Gracias a ti por compartir en el blog! 🙂

      View Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *