Archivos mensuales: Enero 2017

¿Y si no quiero escuchar?

Aprender a escuchar es un arte

Hay un texto que he leído y me gusta mucho:

“Aprenderás más de alguien si le escuchas que si le haces preguntas; su manera de hablar, el tono de su voz, los gestos y los movimientos del cuerpo, así como las expresiones de la cara dicen mucho más que sus palabras”

¿Quedarse en silencio es diferente?

“Ahora que estás hablando y reorganizando el universo, acabarás convenciéndote de que tienes razón y de que yo estoy equivocada. Pero lo has visto: quedarse en silencio es diferente.” Paulo Coelho (La Bruja de Portobello)

Esto abre la vía de renunciar a la necesidad de convencer a las otras personas de nuestros puntos de vista. Si nos observamos, nos daremos cuenta de que ocupamos una gran parte del tiempo a defender nuestros puntos de vista, delante otras personas, que tratan de hacer exactamente lo mismo.

femina_Hemingway_callar

¿Te has parado a pensar, por qué en ocasiones ofrecemos resistencia a un cambio de opinión? ¿Es por la actitud de la persona que nos habla? ¿Por sus creencias? ¿Por su aspecto?

Según Elsa Punset (Una mochila para el Universo): “No nos gusta cambiar de opinión.

 Los humanos aprendemos por imitación, y repetir patrones de conducta aprendidos por imitación, sin cuestionarlos, forma parte del kit de supervivencia humano. Imitar fielmente permite que cualquier innovación se difunda con rapidez por una población.
En la vida en sociedad no basta con el resultado: la manera en la que se desarrolla el proceso es de vital importancia, pues de ello dependerá la aceptación o rechazo de la “manada”. La imitación es una estrategia adaptativa humana favorecida por la selección natural en la que lo que importa es el camino, no el destino final”.

Es bueno parar a pensar si lo que tan fogosamente estoy defendiendo en una discusión, está en mi naturaleza, o es pura imitación…

Leí esta reflexión de Javier Salvat que decía

“La comunicación tiene básicamente tres elementos: intención, interpretación e impacto. La primera suele condicionar al resto”

Hay veces que incluso en las conversaciones más grises hay luces y sombras, el ser conscientes de ello NO hace que malgastemos fuerzas sino que hace que ampliemos nuestra asertividad.

“Me explicaron que la diferencia entre nuestras plegarias y la forma de comunicación de ellos es que la plegaria consiste en hablarle al mundo espiritual, mientras que ellos hacen justamente lo contrario, ellos escuchan. Borran la mente de pensamientos y esperan recibir. El razonamiento que siguen parece ser el siguiente: “No se puede oír en la voz de la Unidad cuando se esta hablando.” –Marlo Morgan (Las Voces del Desierto)

Y tú…¿sabes escuchar o sólo te limitas a “oir” a los demás?

 

Un abrazo

mi-firma

¿Qué relación tienes con tu madre?

Nuestras madres y nosotras.

La relación con la madre es una de las más significativas como base para las demás relaciones en nuestra vida. En la infancia la madre es el reflejo donde nos miramos, es nuestra totalidad.

Para las mujeres, representa el modelo femenino. Para el hombre condiciona su elección de pareja y mientras no madure, seguirá siendo hijo…de su mujer.

Muchas veces actuamos con l@s hij@s justo al contrario de lo que hemos recibido de pequeñ@s, y esto puede ser perjudicial. Necesitamos reconocer nuestras heridas, ocuparnos de ellas y sanarlas, sobretodo perdonar a nuestra madre por lo que pensamos que nos hizo o dejó de hacer, por sus miedos, ansiedad, perfeccionismo, el abandonar sus propias necesidades, su victimismo, tristeza…etc. Ya que las que somos madres sabemos que hagamos lo que hagamos, siempre nos gustaría hacerlo mejor.

Tradicionalmente, a las mujeres se nos ha enseñado que es noble cargar con el dolor de los demás; que el cuidado emocional es nuestro deber y que deberíamos sentirnos culpables si no lo hacemos.

El rol de cuidadora emocional nunca ha sido un rol genuinamente nuestro, simplemente forma parte de nuestro legado de opresión. Si lo miramos así, dejaremos de consentir que la culpa nos controle.

femina-embarazo

Este escrito de Bethany Webster describe la ruptura del linaje materno:

“Tenemos que desintoxicarnos de los hilos patriarcales en nuestro linaje materno para avanzar en nuestro empoderamiento.

 La madre cumple la función de “proveedora de la iniciación” lo que lanza a la hija a vivir su propia vida, pero este rol es solo posible en la medida que la madre haya experimentado o vivido su propia iniciación. Pero los procesos sanos de separación entre madres e hijas están muy boicoteados en la cultura patriarcal.

Hemos de lamentar que nuestras madres no puedan ofrecernos una iniciación que ellas nunca recibieron y embarcarnos conscientemente en nuestra propia iniciación

Si no hacemos un duelo sincero de nuestra necesidad insatisfecha de cuidado maternal, inconscientemente interferirá en nuestras relaciones, causando dolor y conflicto”.

 En algunas terapias se hace una carta de reconciliación con la madre. Tanto si es para entregársela, como si es para tenerla o para escribirla y destruirla, es otro método que puede ayudar al proceso de curación.

Aceptar a nuestra madre más allá de sus errores y sus limitaciones nos ayudará al proceso de curar nuestra niña interior. El ser más compasiva nos ayudará a aceptarla. Nuestra madre no puede ofrecernos aquello que no tiene, si miramos su linaje y bagaje, probablemente seamos más conscientes de nuestras vivencias con ella.

Por otro lado nuestra niña interior seguro también está triste o se siente culpable si en alguna ocasión hemos juzgado o rechazado a nuestra madre. El perdón y agradecimiento nos ayuda a perdonarnos y aceptarnos a nosotras mismas, y reconocer que no somos ni mejores ni peores que ella.

Es un proceso curativo largo y seguramente doloroso, más nos ayuda a sanarnos a nosotras mismas y nuestras relaciones con los demás. Es un estado de paz que vale la pena sentir.

Encontré un texto que define y motiva a seguir con nuestra dedicación diaria:

Dentro de cien años,

no importará cuánto dinero tenía en el banco,

en que casa vivía,

ni que coche conducía.

Sin embargo, puede que el mundo sea mejor,

porque fui importante

en la vida de una niña.

 

Un abrazo,

mi-firma

Tiempo…¿cómo lo valoramos?

El tiempo de Mario Andrade…

Esta semana me gustaría compartir un texto muy especial que encontré.

Ya hace tiempo que mi propósito es fluir con personas que buscan soluciones antes que aferrarse a la queja. Quien me conoce, sabe que soy una persona práctica y que no me gusta perder el tiempo en filosofar sin sentido.

Mi tiempo es valioso y no quiero perderlo con personas que no me hacen bien.

Aunque no siento que mi vida esté acabando, sí siento que soy más madura y que debo aprovecharla de forma optimista y dentro del amor.

Deseo que te inspire tanto como a mí.

Un abrazo

mi-firma

Ya no tengo tiempo….

femina-Andrade “Conté mis años y descubrí, que tengo menos tiempo para vivir de aquí en adelante, que el que viví hasta ahora…

Me siento como aquel niño que ganó un paquete de dulces: los primeros los comió con agrado, pero, cuando percibió que quedaban pocos, comenzó a saborearlos profundamente.

Ya no tengo tiempo para reuniones interminables, donde se discuten estatutos, normas, procedimientos y reglamentos internos, sabiendo que no se va a lograr nada.

Ya no tengo tiempo para soportar a personas absurdas que, a pesar de su edad cronológica, no han crecido.

Ya no tengo tiempo para lidiar con mediocridades.

No quiero estar en reuniones donde desfilan egos inflados.

No tolero a manipuladores y oportunistas.

Me molestan los envidiosos, que tratan de desacreditar a los más capaces, para apropiarse de sus lugares, talentos y logros.

Las personas no discuten contenidos, apenas los títulos.

Mi tiempo es escaso como para discutir títulos.

Quiero la esencia, mi alma tiene prisa…

Sin muchos dulces en el paquete…

Quiero vivir al lado de gente humana, muy humana.

Que sepa reír, de sus errores.

Que no se envanezca, con sus triunfos.

Que no se considere electa, antes de hora.

Que no huya, de sus responsabilidades.

Que defienda, la dignidad humana.

Y que desee tan sólo andar del lado de la verdad y la honradez.

Lo esencial es lo que hace que la vida valga la pena.

Quiero rodearme de gente, que sepa tocar el corazón de las personas…

Gente a quien los golpes duros de la vida, le enseñó a crecer con toques suaves en el alma.

Sí… tengo prisa… por vivir con la intensidad que sólo la madurez puede dar.

Pretendo no desperdiciar parte alguna de los dulces que me quedan…

Estoy seguro que serán más exquisitos que los que hasta ahora he comido.

Mi meta es llegar al final satisfecho y en paz con mis seres queridos y con mi conciencia.

Espero que la tuya sea la misma, porque de cualquier manera …llegarás.”

 

Mario de Andrade

Poeta, novelista, ensayista y musicólogo brasileño.

El peso ideal: ¿Talla Cero?

El ‘peso’ de la industria sobre nuestro cuerpo

femina-yo-talla-cero

Estoy orgullosa de mi cuerpo. Mi peso es algo con lo que tengo que reñir el resto de mi vida, pero por fin he aprendido a quererme tal y como soy, no como los patrones de la moda.

Mi propósito es envejecer fuerte y en forma, no delgada y desnutrida a base de complementos y vitaminas para poder aguantar todo el día…Hemos sobrevivido y luchado muchos años por no pasar hambre.

¿Qué nos hace intentar mantener, a los cuarenta años, el mismo cuerpo que cuando éramos jóvenes? ¿Es posible parar esta dimensión del tiempo? Claro que no. ¿Por qué tenemos que estar delgad@s?

En vez de pensar cómo vivir mejor, nos ofuscamos con nuestro peso.

Comer con moderación, pero con placer. En vez de quemar artificialmente las calorías, procurar transformarlas en la energía necesaria para la lucha por nuestros sueños.

Una de las cosas que veo constantemente en la tv es el lavado de cerebro para que “necesitemos” ser sexys, deseables y perfect@s…mi pregunta es ¿para quién?

Opino que nada gana una persona que se hace aplicaciones de Botox en la cara y liposucción, cuando no cuida lo que come y bebe, no hace ejercicio, no cuida el tiempo que duerme y por supuesto no dedica tiempo a su familia y a sí mism@. Así podría ser eternamente esclava de los quirófanos y los centros de belleza y jamás tendrá una salud física adecuada.

“No deberías sentirte presionada intentando estar delgada porque así lo quiere la industria de la moda, porque ellos solo quieren modelos que parezcan maniquíes. Tienes que darte cuenta de que es imposible que una mujer se vea así todos los días. Tener una “talla cero” es como un trabajo, así que no debemos intentar parecernos a ellas. No es realista ni sano.” –Rihanna-

“Las modelos, incluidos los hombres modelo, ¡están demasiado delgados!. Sí, la ropa les sienta muy bien, pero NO es lo que quieres en la vida real. ¿Por qué tenemos que estar mirándonos todo el rato al detalle? Es agotador.” – Demi Moore-

femina-suenos-colores

Hablar de las dietas es de interés mundial. No todo el mundo cree en Dios, pero todo el mundo quiere adelgazar.

Jean Kilbourne comenzó en los años sesenta a investigar la conexión entre la publicidad y algunos problemas de salud, el resultado lo plasmó en un documental llamado “Killing us softly” que se puede traducir como “matándonos lentamente”. Con el trailer una ya tiene para reflexionar durante un rato:

Tú no eres tu imagen, tu imagen es una parte de ti, eso es todo. Así que te invito a cultivar tu interior y amarte siempre, ya que cada instante de tu vida tiene su propia belleza.

Un abrazo

mi-firma

Una dulce tentación en el cine

Una delicada y dulce introspección cinematográfica

Hay películas que promueven la empatía, la unión, el silencio, la escucha, el cuidado del otro. Una de ellas para mí ha sido “Una pastelería en Tokio” de la Directora: Naomi Kawase.

Les recomiendo que se dejen llevar, decía el director en la presentación de su film, imaginen que asisten por primera vez a una proyección cinematográfica”

Fue una práctica a la que no estaba acostumbrada, y, comprendí que la película puede ser un ejercicio terapéutico, como si estuviese observando mi alma. ¡Que gran experiencia!

La hipnosis del cine para viajar a otra parte. Una forma de hipnosis que nos hace bien. Una práctica de meditación para despertar del letargo en el que habitualmente, estamos sumid@s.

femina-una-pasteleria-en-Tokio

Una pastelería en Tokio

Basado en el libro de Durian Sukegawa que lleva el mismo nombre, Una pastelería en Tokio cuenta la historia de Sentaro, un hombre que dirige una pequeña panadería en la que se sirven dorayakis, unos pasteles dulces rellenos de “anko” (pasta de judías rojas). Cuando una anciana llamada Tokue se ofrece a ayudarle a preparar el anko, Sentaro acaba aceptando a regañadientes. Sin embargo, pronto descubre que sus manos son capaces de crear magia. Ella tiene el secreto para preparar ese exquisito relleno y la pequeña tienda se convierte en un punto de apoyo para los protagonistas.

Es una película en la que pasan pocas cosas. Es pequeña, humilde y lenta. Habla de la enfermedad, la soledad y los prejuicios. Donde tres personajes con tres heridas diferentes, se encuentran y se reconfortan, bajo el aroma de los dorayakis.

Las frases que más me inspiraron:

“Escuchaba la historia de las judías, me imaginaba como la brisa mecía sus tallos. Se pueden escuchar sus historias, como la del sol y la del viento”.

“Intentamos llevar una vida intachable, pero a veces estamos sometid@s a la incomprensión del mundo. Y hay ocasiones en que tenemos que usar nuestro ingenio”.

“Estoy segura de que algún día, tendrá una idea digna de usted, y creará un dorayaki a su medida. Confíe en sí mismo y siga su propio camino”.

“La velocidad de los rumores da miedo”.

“La primera vez que le vi, me fije en su cara, sus ojos parecían muy tristes, esa mirada suya me hizo querer preguntarle “¿Qué es lo que le hace sufrir tanto?”Porque yo solía tener esa misma mirada. Cuando creía que jamás encontraría mi salida”.

“Ese día la luna llena me susurraba “Quería que me vieras, por eso estaba brillando”

“¿Sabes? Hemos nacido en este mundo, para verlo, escucharlo y sentirlo. En cada uno de nosotros hay una vida que tiene significado”.

 

Y tu, ¿tienes alguna película que te inspire? 🙂

 

Un abrazo

firma