Archivos mensuales: Noviembre 2016

Creencias que nos detienen

Esas creencias que nos expanden o nos limitan

Nuestras creencias pueden hacer que disfrutemos de nuestra vida… pero también pueden dificultar nuestro paso por ella.

Elsa Punset nos dice en su libro “Una mochila para el Universo”

“Mirada con poca perspectiva, esta vida nos puede parecer muy confusa y nuestros comportamientos humanos impredecibles. Nos pasamos los días ensayando en qué cajitas mentales podríamos encajar a las personas, los objetos y las experiencias que vamos acumulando, principalmente porque NO nos han enseñado un sistema más sensato.

Para enfrentarnos a ese caos mental y emocional, quizás adoptemos algunas creencias inmutables construidas al hilo de la interpretación de experiencias personales más o menos afortunadas, de refranes populares y de las opiniones de nuestros padres, que tampoco tuvieron método ni ayuda para organizar sus propias cajitas.”

Poca cosa se ha hecho en la vida si lo que crees a los siete años sigue siendo lo que sientes a los treinta y siete. Es necesario desprenderse de viejas ideas, costumbres, opiniones y, a veces, incluso de viej@s compañer@s.

femina_eres_haces

No pueden recibirse cosas nuevas si no hay espacio para ellas. Alguien parece y se siente más joven cuando se despoja de su antiguo bagaje, aunque no lo es…por supuesto.

Considero que realmente nadie se conforma indefinidamente con una creencia; necesitamos verificar las opiniones confrontándolas con nuestra vida real. Lo que ayer estuvo bien, quizás ya no lo está hoy; y quien sabe lo que estará bien mañana. La confianza ciega puede llevar a la pérdida de la verdadera identidad y no permite que la persona decida libremente.

Lo que está bien y lo que está mal se basa en un conjunto de reglas que han ido evolucionando a partir de enseñanzas, valores culturales y conveniencia política. Todas ellas provienen de fuera de nosotr@s mism@s, de nuestras creencias culturales.

Como dice Miceal Ledwith:

“¿Cuál es la diferencia entre creencia y conocimiento? Bueno, creemos en una cosa por la autoridad con que está investida, ya sea de una persona o de otra cosa. Tenemos conocimiento sobre algo cuando lo hemos experimentado personalmente; por ejemplo, si hubiéramos andado sobre el agua, sabríamos que es posible hacerlo y jamás volveríamos a ponerlo en duda. Pero si solamente nos lo creemos porque alguien lo dice, bueno, entonces, es sólo filosofía, una abstracción; para evolucionar, es imprescindible transformar la creencia en conocimiento, o en experiencia, o en sabiduría”.

Y… SI, tengo creencias:

Creo que todo el mundo tiene inquietudes ocultas y talentos no descubiertos.

Creo en meditar sobre mis acciones que hago y en la medida que éstas afectan a otras personas.

Creo en aprender de todos los seres humanos y de la naturaleza sobretodo, detenerme de vez en cuando y dar gracias por ello.

¿Y tú que crees?

firma

Afrontar el final de una relación

El final de una relación

Una de las experiencias más complicadas y delicadas con las que me he encontrado.

El Dr Joe Dispenza explica en su libro:

“La mayoría de las relaciones se basan en lo que tenemos en común con los otros. Piensa lo siguiente: conoces a una persona y enseguida los dos comparáis vuestras vivencias, como si quisierais averiguar si vuestras redes neurales y vuestros recuerdos emocionales van en la misma línea.

Así que os podéis relacionar. Después se forma una relación basada en estados neuroquímicos del ser porque compartís las mismas experiencias, las mismas emociones.

Considera las emociones como energía en movimiento. Si compartís las mismas emociones, estáis compartiendo la misma energía. Los vínculos entre la gente son muy fuertes porque la energía de las emociones es la más poderosa de todas. Mientras ninguno de vosotros cambiéis, las cosas os irán bien.”

Me ha hecho comprender mucho sobre las relaciones y su ruptura, y reflexionando sobre ello es cierto que en mi vida, ha sucedido cuando un@ de l@s d@s ha cambiado profundamente, de tal forma que la otra persona no ha sabido aceptarlo, comprenderlo.

No es exclusivo de una relación de pareja, puede suceder con amistades. Esa amistad que se alimenta de quejas, críticas y victimismo, un círculo vicioso que un día abandonas y que genera el desconcierto alrededor… ya no eres la misma persona!!

Bajarse del tren no es fácil, porque te condicionan a ser “la misma persona de siempre” y exige mucha energía romper los lazos.

“Todos los encuentros con otras personas son experiencias y todas las experiencias son relaciones para siempre. Los Auténticos cierran el círculo de cada experiencia. No dejamos cabos sueltos como vosotros. Si te alejas con malos sentimientos en el corazón hacia otra persona y ese círculo no se cierra, se repetirá más adelante. No lo sufrirás una sola vez sino una y otra hasta que aprendas. Es bueno observar, aprender y almacenar la experiencia para ser más sabi@s. Es bueno dar las gracias, y alejarse en paz.”     –Marlo Morgan “Las Voces del Desierto”-

femina-final-relacion

Si lo has intentado todo y sigues sintiendo que sois adversari@s, abandona.

Según un proverbio budista “Debes cerrar el libro”. Lo mejor de la sabiduría consiste en desprenderse de las cosas, sabiendo a qué hay que poner fin, cuándo y cómo conviene hacerlo. De la manera de “cerrar el libro”, y de cómo abandones dependerá si la historia tendrá continuidad o no.

Me uno a la idea de la editora Harriet RubinCuando una persona pone fin a su vida, o a una relación, sin darle la oportunidad de madurar…eso es autodestrucción. Si te vas de un trabajo por los motivos equivocados (frustración o por humillación, no porque hayas dejado de ser útil), eso es autodestrucción. Romper una poesía que has escrito en lugar de corregirla, herir a alguien con un comentario acusador…son finales que no dejan que la historia tenga continuidad.

El poder de la despedida no reside en la destrucción mala sino en la buena. El final radical, el tipo de culminación que supone una decisión y un cierre: saber cuando acabar la relación con una pareja que no está a tu altura; poner fin a una relación laboral con un subordinado al que te cuesta mucho retener; acabar con un psicoanalista que parece no prestarte atención…son buenos finales. Con ellos llegan nuevos comienzos.”

Piensa que reconocer los límites a veces te produce mayor libertad. No hay mayor poder que tener la libertad de abandonar.

Si alguien te dio la espalda, si alguien lastimó tu corazón, si alguien te dejo para siempre, por supuesto que vas a estar triste y vas a sufrir, pero no hagas tu dolor eterno, ponle un final a la angustia y decide que hasta aquí llegó, y que ahora en adelante vas a sonreír, vas a sacudirte las malas energías, vas a buscar la alegría, el entusiasmo y todas las posibles razones para ser feliz.

Un abrazo

firma

 

Tienes un don especial

¿Has descubierto tu don personal?

Sinceramente creo que tod@s tenemos un don. Tenemos múltiples talentos en los que vamos progresando a diferentes niveles y a medida que maduramos.

Somos únic@s e irrepetibles.

“Estamos en el s. XXI: una nueva caza de brujas empieza a ganar terreno; esta vez el arma no es el hierro ardiente, sino la ironía o la represión.

Todo aquel que descubre un don o por casualidad osa hablar de su “aptitud”, pasa a ser visto con desconfianza.

Y, generalmente, el marido, la esposa, el padre, el hijo o quien sea, en vez de enorgullecerse, le prohíbe cualquier mención al respecto, por miedo a exponer a su familia al ridículo.”     – Paulo Coelho (La bruja de Portobello)-

¿Te has contagiado de la moderna epidemia del “miedo a la insignificancia”?

¿Crees que no eres nadie a los ojos de los demás?

Todo lo contrario…tu vida, tu “don” personal, es muy importante para ti, para todos, para el mundo.

En el libro “Mujeres que corren con Lobos” Clarissa Pinkola dedica un párrafo a ello:

“Creo que todas las mujeres y los hombres han nacido con ciertos dones. Sin embargo, poco esfuerzo se ha dedicado en realidad a describir las vidas y los hábitos psicológicos de las mujeres inteligentes, talentosas y creativas. En cambio, se ha escrito mucho acerca de las debilidades y flaquezas de los seres humanos en general y de las mujeres en particular.”

Tod@s tenemos cualidades que nos hacen diferentes y especiales. ¿Te has planteado qué te hace especial, diferente?

femina-don-teresa-calcuta

Tus amistades y familiares seguro que te dicen que tienes facilidad para hacer algo: pintar, cocinar, leer, escribir, coser, cuidar las plantas…no tiene que ser nada espectacular porque en nuestra vida diaria, los pequeños actos son los que condicionan nuestra existencia.

Nos refugiamos en una zona de confort, y hay una muy distinta…un lugar creativo, desde el que ofrecemos algo único al resto del mundo.

Al colaborar en actos benéficos o voluntariados, me vienen a la cabeza personas que creen que no tienen nada que ofrecer a la sociedad, y en lo poco que a veces se necesita para ser de provecho a la comunidad. En lo maravilloso que resulta conocer y experimentar el sentimiento de la propia valía.

Elsa Punset también comenta en su libro:

“Los humanos vivimos siempre comparándonos. Hoy en día la propia fama se ha convertido en la referencia básica a la hora de medir la valía personal, así que nos comparamos con la imagen que nos llega de los famosos, aunque sean de medio pelo o poco admirables. Y esto hace que se incrementen los niveles de ansiedad y de depresión en todas partes. Es lo que llaman “ansiedad global”.

No nos educan para decidir que somos nuestro principal referente, que necesitamos tener una visión de conjunto de nuestra vida: saber lo que nos importa, al margen de los demás. Pero eso cuesta trabajo y nos educan para imitar y obedecer. Somos únic@s y tenemos algo único que dar a los demás.”

Sigue leyendo Tienes un don especial

La energía de las cosas

La importancia de la energía proyectada

“Porque existen innumerables cosas por encima de la comprensión humana, usamos constantemente términos simbólicos para representar conceptos que no podemos definir o comprender completamente”, Carl G. Jung – MAN AND HIS SIMBOLS -.

Los materiales tienen su propia energía, y el contacto con ellos, produce cambios en nuestra vibración personal y pueden ayudarnos en un momento determinado.

En consecuencia, si creamos algo con nuestras manos, proyectamos una energía en concreto en el objeto o cosa en cuestión.

Por eso, es importante poner conciencia que todo lo que adquirimos, compramos, aceptamos, recogemos que entra en nuestro hogar y en nuestras vidas tiene una energía ya adquirida.

Algunas figuras, imágenes y colores producen reacciones psicológicas que nos estimulan; a veces para bien, otras para mal.

 Hay personas que se sienten indefensas sin sus amuletos; y vivir pendiente de un objeto, puede provocar que, si lo pierde o se le rompe sienta que ha perdido “su protección” y que, en consecuencia, las energías negativas pueden afectarla.

Siempre podemos recurrir a rituales de “purificación” tal y como se viene haciendo desde la antigüedad

  • Limpieza de espacios con elementos naturales como la sal, ruda, salvia
  • Limpieza de la casa en general (anteriormente se hacía en primavera)
  • Baños en agua con sal

Es importante deshacernos de objetos, imágenes, ropa que nos influya de forma negativa en nuestro estado anímico y emocional. Y por otro lado, incluir en nuestra vida fotos, imágenes, creaciones que nos inspiren y eleven nuestra energía.

Y tu…¿Tienes algún tipo de “amuleto”? ¿Qué significa para ti?

Un abrazo

firma

Y aquí te dejo el enlace a mi reflexión en Youtube…

 

‘Nunca’ puede ser mucho tiempo …

Nunca digas nunca jamás

Hoy he tenido un encuentro fortuito con unas amigas. Lo más curioso ha sido ver la forma en cómo nos hemos dividido en cuanto a formas de pensar y de entender la vida…pero ese tema lo dejaré para otro día 😉

El tema que me ocupa hoy ha sido cómo una de ellas se quejaba de las expresiones de su hijo, de cómo utilizaba palabras desagradables como “mantras”, cuando eso era muy negativo según su opinión.

Y de repente la conversación ha derivado al motivo por el cual se ha divorciado del padre de su hijo…en este tramo de tan sólo 10 minutos ha pasado de ser una persona encantadora y maravillosa animando a su hijo a ser más optimista a casi gritar… “NUNCA volveré a compartir mi vida…!!”

Me ha impresionado sobremanera ese cambio de actitud tan fulgurante, y sobretodo ese NUNCA.

Es cierto que la palabra es puente de comunicación y deberíamos ser muy conscientes de ello. Sin embargo el tiempo y las circunstancias juegan su papel…confundiéndonos a veces..

Me ha hecho recordar las veces en que he usado con rotundidad un “NUNCA” y lo que ha sucedido después…

Ya te puedes imaginar… ¿no?

Evidentemente, si tengo que aprender algo de ese NUNCA, es que, como dice Jennifer Hoffman en un texto que encontré en internet hace ya un tiempo…

“¿Alguna vez has dicho que ‘nunca’ más harías algo de nuevo, y seguramente después de pasar por una situación que no acabó demasiado bien?

Quizás te has sentido traicionad@ y has dicho que ‘nunca’ te pondrías de nuevo en esa situación. O quizás un desengaño amoroso y has dicho que ‘nunca’ dejarías que eso te sucediera de nuevo. O quizás tomaste una decisión, no te gustaron los resultados, y dijiste que ‘nunca’ harías eso de nuevo.

Nunca es una palabra muy fuerte que bloquea el flujo de energía y a través de este creamos una gran cantidad de juicios de nosotr@s mism@s que bloquean aún más nuestra energía.

Normalmente las afirmaciones de ‘nunca’ son el resultado de una experiencia difícil, decepcionante o dolorosa. Y aunque puede que no queramos repetir ese evento o situación, los efectos a largo plazo son muy poderosos porque ‘nunca’ es un decreto que bloquea el flujo de energía en esa área de nuestra vida. Muchos juicios están atados a nuestras afirmaciones de ‘nunca’.

Quizás pensemos que fuimos ingenu@s, impotentes o que hicimos elecciones erróneas. Todos estos son juicios y nuestras afirmaciones de ‘nunca’ reflejan algo más que nuestro deseo de no repetir el pasado, ellas son una afirmación de la creencia de que no somos muy buen@s en términos de hacer mejores elecciones, no somos más inteligentes, o más poderos@s o más capaces.”

Me recuerda esos “nunca” que he pronunciado. Por ejemplo, esa relación sentimental que nos deja dolid@s, insegur@s y que se ha vuelto a repetir a pesar del “nunca volverá a suceder”, y todo porque no hemos integrado el aprendizaje que implicaba.

En el día a día vamos madurando y aquello que decimos toma unos matices distintos, porque el pensamiento y el sentimiento se mueven con distintas perspectivas..

Lo que antes fue muy importante y a veces dramático, ahora puede ser que no sea más que una anécdota o una interesante experiencia.

Nunca y siempre son: demasiado tiempo en la juventud cuando crees que te sobra; y demasiado poco cuando te acercas a la vejez.

Lo ideal es no dejar que las palabras nos atrapen en nuestra propia jaula. Dejar opción a cambiar nuestro destino, como dice Iguana Tango en su canción “Siempre Nunca”… “Nunca hay caminos demasiado estrechos, siempre queda tiempo para lo esencial…”

Te dejo el enlace de youtube por si quieres escuchar la canción 😉

Un abrazo

fémina_firma