Archivos mensuales: Mayo 2016

El placer de la amistad

Es un placer y un tesoro tener amistad. Más allá de salir a dar una vuelta o pasar un rato en una terraza. Tener amistades con las que puedes ir a desayunar, con las que puedes llorar, aquellas que te apoyan para alcanzar tus metas y que crean en ti.

 “A las personas les interesa nuestro destino exterior; el interior sólo a nuestro amigo” -Heinrich von Kleist-

Elsa Punset en su libro Una mochila para el Universo dice: “En el siglo XXI la palabra “amig@” refleja una tendencia actual positiva, a estar más abierta a los demás, a no exigir tanto de poder conocer a personas nuevas. Es la marca de una sociedad más plural, más abierta.

Los mayores nos pasamos la vida esperando que los demás den el primer paso, y eso trae mucha soledad. La admiración o el deseo no bastan: la intimidad, en algún grado, es necesaria para tejer vínculos entre dos amig@s.

-Los estudios dicen que las personas suelen sentirse solas una media de cuarenta y ocho días por año y que cada amig@ reduce tu soledad unos dos días al año. Es fortísimo el poder de la amistad y del amor en nosotros.

-Una persona tiene un 15 por ciento más de posibilidades de ser feliz si está directamente conectada a una persona feliz. Y cada amig@ infeliz reduce tus posibilidades de ser feliz un 7 por ciento.”

“Sin la amistad el mundo es un desierto” – Sir Francis Bacon –

Sigue leyendo El placer de la amistad

La fábula del ermitaño

Una fábula para reflexionar

Un viejo ermitaño, se refugiaba en la montaña para dedicarse a meditar y hacer penitencia. Se quejaba muchas veces que tenía demasiado  que hacer.

La gente no entendía que tuviese tanto trabajo en su retiro, así que un día le preguntaron:

  • ¿Cómo puede tener tanto trabajo si vive en soledad?

* Él contestó: “Tengo que entrenar a dos halcones, a dos águilas, tranquilizar a dos conejos, disciplinar una serpiente, motivar a un asno y domar a un león.

  • No vemos ningún animal por aquí, ¿dónde están?

*El ermitaño les dijo:

Estos animales que he dicho los llevamos todos dentro.

Los dos halcones, se lanzan sobre todo lo que se les presenta, bueno y malo, tengo que entrenarlos para que se lancen sobre cosas buenas:

Son mis ojos.

halcones

Las dos águilas con sus garras hieren y destrozan, tengo que entrenarlas para que se pongan al servicio y ayuden sin hacer daño:

Son mis manos.

dos aguilas

Sigue leyendo La fábula del ermitaño

La mujer y su cuerpo

¿Te sientes a gusto en tu cuerpo?

Si la respuesta es afirmativa te felicito efusivamente, porque creo que sólo una de cada diez mujeres puede afirmarlo.

Cine, televisión, internet, revistas, estamos acosadas por la perfección de un cuerpo bonito, una piel espléndida y lisa, un pelo sedoso y brillante…y si no lo tienes…¡lo cambias! Ya está…

Una buena acción a tomar sería aprender a aceptarnos. Tal y como nos dice Chérie Carter Scott “Tu cuerpo te pertenecerá mientras vivas. Lo ames o lo odies, lo aceptes o lo rechaces, será el único que tendrás en esta vida.” Te imaginas un día en la playa sin pensar en cómo nos queda el bañador o biquini? ¿No suena, realmente liberador?

Florence Falk explica un párrafo esta forma de entenderlo:

“La tendencia entre las niñas a compararse con modelos se incrementa con la edad. ¿Cómo puede una simple mujer mortal sentirse bien consigo misma cuando es bombardeada con estrellas y modelos cuyas imperfecciones físicas han sido eliminadas con el ordenador?

Jane Kilbourne, sobre su hija: “Justo cuando entra en la feminidad, ansiosa de extender sus alas, la cultura actúa para que ella se ajuste a un molde”.

despertar

Claro…porque la juventud eterna está en auge actualmente: mientras estoy escribiendo este texto, mi hija ve en Youtube algún video que le interesa, de repente aparece un anuncio de crema hidratante con el mensaje final :“Tu piel no tiene por que revelar tu edad”.

Sigue leyendo La mujer y su cuerpo

Abriendo puertas

La palabra puerta tiene su origen en “portare” en latín, quiere decir portar, llevar, alzar.

En la época del Imperio Romano, cuando se fundaba una nueva ciudad, se procedía a trazar su perímetro mediante un surco provocado con un arado según un viejo rito etrusco. Este no debía ser traspasado dado su carácter sagrado. Debido a que la gente debía de poder entrar y salir del perímetro trazado, resultaba necesario dejar trozos del perímetro sin trazar, para ello  se “portaba”, “alzaba” el arado unos metros para determinar el acceso a la ciudad. Posteriormente, al erguirse los muros perimetrales de las ciudades, el segmento en el cual se había “portado-alzado” el arado adquiría las características de lo que hoy llamamos puerta.

En referencia a la puerta que esconde un mortal secreto en el cuento de Barba Azul, Clarissa Pinkola escribió este texto sobre las puertas:

“Durante siglos, las puertas han sido de piedra y de madera. En algunas culturas, se creía que la puerta conservaba el espíritu de la piedra o de la madera, por lo que estaba llamada a actuar de guardiana de la habitación. Hace mucho tiempo las tumbas tenían más puertas que las casas y la sola imagen de la puerta significaba que en su interior había algo valioso desde el punto de vista espiritual o que dentro había algo que se tenía que reprimir”.

Con esta metáfora, las puertas que vamos encontrando en el camino de la vida pueden representar las oportunidades o los obstáculos que irán apareciendo, algunas nos dan paso y debemos elegir que hacer, otras nos bloquean el paso y nos impiden seguir, de nuestra decisión acertada, coraje y valentía dependerá que podamos hacer un recorrido exitoso y feliz o de nuestros errores e indecisiones que nos llevarán a una vida de tropiezos y frustraciones.

“Si cerráis la puerta a todos los errores, también la verdad quedará afuera”.(Rabindranath Tagore)

Una pregunta debidamente formulada siempre emana de una curiosidad esencial acerca de lo que hay detrás. Las preguntas son las llaves que permiten abrir las puertas secretas de la psique. Una llave es un objeto que sirve para abrir o cerrar puertas y en consecuencia nos puede dar acceso hacia el otro lado. Para cada puerta se necesita la llave indicada .

– ¿Qué hay tras esa puerta? ¿Y tras aquélla?

– ¿Tengo motivo para dirigirme hacia alguna de ellas?

– ¿Lo voy a hacer? ¿Estoy en condiciones de hacerlo?

– ¿Y si tengo alguna dificultad en traspasarla?

“Cuando una puerta de felicidad se cierra, otra se abre, pero muchas veces miramos tanto tiempo la puerta cerrada que no vemos la que se ha abierto para nosotros.”                                 – Hellen Keller –

Sigue leyendo Abriendo puertas

El cambio interior, provoca cambio exterior.

¿Por qué cambiar?

Cambio para mejorar, para encontrarme en lo desconocido. Cada vez que me he sentido “atascada”, y he sentido que mi vida parecía seguir un guión, he provocado algún cambio en mi vida diaria.

Nuestro cerebro es esclavo de nuestros hábitos. Se suele decir que nuestros hábitos no se dejan matar, y con ello, que es casi imposible cambiar los patrones de pensamiento establecidos hace mucho tiempo. Este texto de Thoreau lo describe de una forma sencilla:

“Así como un solo paso no crea un sendero en la tierra, tampoco un solo pensamiento creará un camino en la mente. Para hacer un sendero físico marcado, andamos por él una y otra vez. Para hacer un sendero mental profundo, debemos tener una y otra vez, el tipo de pensamientos que queremos que domine nuestra vida.”

Según Wayne Dyer, “El método más efectivo para eliminar pensamientos habituales, consiste en trabajar con el sistema mismo que creó y sigue manteniendo esos hábitos de pensamiento. Este sistema, está formado por una larga lista de explicaciones y defensas, que se puede resumir en una sola palabra: excusas.

Cuando eras joven, tal vez te inundaron con todo un aluvión de mensajes del tipo: “No, no puedes”. Tú los asimilaste como mensaje NO PUEDO, que se reforzaron con excusas bien intencionadas. Mensajes tal vez como: “Nunca llegarás a nada”, “No eres lo bastante list@”, “El dinero no llega con facilidad”, “Probablemente enfermarás como …porque lo llevas en los genes”.

Sientes que las excusas te protegen de estos horribles sentimientos, y de tu actual decepción ante tu vida. Así pues te agarras a creencias que te sabotean como: “Va a ser muy difícil”, “No tengo dinero”, “Soy demasiado mayor o demasiado joven.”

Recuerdo una frase de estas que se repetía muy a menudo a mi alrededor en mi infancia, y era la de: “Hay que trabajar duro, porque el dinero no crece en los árboles”.

Afortunadamente, podemos cambiar. Aunque tememos que es difícil, nuestro cerebro está preparado para ello. El neurólogo Norman Dodge, ha denominado a la característica del cerebro de ser cambiable y adaptable, como “plasticidad cerebral”. Asegura que nuestros cerebros, están preparados para adoptar comportamientos rígidos o flexibles, según cómo entrenemos el cerebro.

Según el doctor Joe Dispensa: “Si queremos cambiar algún aspecto de nuestra realidad, tenemos que pensar, sentir y actuar de nuevas formas, tenemos que “ser” distint@s, “convertirnos” en otra persona, y crear el nuevo estado mental necesario para observar un nuevo resultado con esta nueva mente. Cuando tus pensamientos, claros y centrados en tu objetivo van acompañados de una apasionada implicación emocional, transmites una señal electromagnética más potente, que te atrae hacia una posible realidad que coincide con la que tú deseas”.

En resumen, nos quieren decir que a lo mejor quieres ser rica, y tienes pensamientos “de ser rica”, pero si te sientes pobre, no vas a traer la abundancia en tu vida. ¿Por qué no?. Porque los pensamientos son el  lenguaje del cerebro, y los sentimientos el lenguaje del cuerpo. Estás pensando una cosa y sintiendo otra totalmente distinta.

Sigue leyendo El cambio interior, provoca cambio exterior.